Alejandro Pérez/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- Un niño puede tener un problema de lenguaje o de habla sin saberlo, pero es difícil detectarlo; la atención de los padres hacia el menor es esencial para notar este tipo de casos.

“Cuando el niño presenta problemas de aprendizaje o es muy callado o no se expresa como los demás niños, puede haber un problema de lenguaje o de audición”, señaló Alejandra Torres, directora del Centro de Estimulación Temprana Pasitos.

“Los Centros de Atención Múltiple ofrecen servicios escolarizados a niños con discapacidad que presentan problemas de audición y lenguaje, en la cual se les enseña la lengua de señas mexicanas como medio de comunicación para aprender a leer y a escribir, para comunicarse con los demás”, señaló Ángel Iván Maza Sánchez, asesor técnico pedagógico de la zona 4 de Educación Especial.

También te puede interesar: Pacientes no siguen recomendaciones de los doctores por…

“Por las mañanas tenemos un grupo de niños con problemas de audición, tenemos 80 inscritos y un 15% presenta ceguera; la Unidad de Servicios de Apoyo a la Educación Regular (Usaer) se encarga de atender problemas del habla y brinda ayuda con problemas de lenguaje en las escuelas primarias, porque son temporales.

“Necesitamos más difusión para entender y tener conocimientos".

“Necesitamos más difusión para entender y tener conocimientos sobre problemas de audición, lenguaje y del habla en Cancún, y sobre todo que se presenta en niños y aumenta cada año: en 2017 teníamos 70 menores, ahora hay más; antes se daban terapias, ahora tenemos un sistema escolarizado que aporta más ayuda”.

Alejandra Torres señaló que “la estimulación temprana ayuda a reducir los problemas del habla o de lenguaje que se pueden tratar. El origen de los problemas puede ser hereditario. La tecnología ha disminuido el correcto desarrollo del lenguaje en el niño y el uso excesivo del chupón, también la poca socialización que tenga el menor, los padres son los maestros esenciales para que el niño empiece a hablar”.