Daniel Pacheco/SIPSE
PLAYA DEL CARMEN, Q. Roo.- La subdelegación de la Procuraduría Federal de Protección al Consumidor (Profeco) en Playa del Carmen, informó que se han emitido dos sanciones a empresas distribuidoras de huevos, debido a que se les detectaron prácticas irregulares al no poder justificar incrementos en sus precios.

Marisol Buitrón Rangel, titular de la dependencia, señaló que se han estado vigilando las operaciones de este producto de la canasta básica desde diciembre del 2017, cuando se detectaron las primeras irregularidades, por lo que se emitió la suspensión de la venta para dos empresas locales, de las cuales no se brindaron los nombres.

“Es una prioridad para nosotros estar vigilando que este tipo de comportamientos comerciales no se den. Por eso emitimos una suspensión de la comercialización de sus productos, en este caso huevos, porque dos empresas distribuidoras locales no pudieron justificar el alza de sus precios”, dijo la funcionaria federal.

También te puede interesar: Verifica Profeco precios de pescados y mariscos

Sin embargo, comerciantes locales dieron a conocer que las distribuidoras abusivas que han sido sancionadas fueron la empresa San José, que se ubica en la colonia Nueva Creación y NAVAN, que también tiene su operación a nivel local.

Esto se dio a conocer después de que la Unión de Abarroteros de Playa del Carmen, señalara que la problemática de especulación con el precio del huevo dio inicio desde el año pasado y que no ha parado durante los primeros meses del 2018.

“De noviembre a la fecha ha subido de 480 a 680 y 700 pesos. Es un incremento tremendo, un desastre para nosotros, porque un día está a dos pesos y como se vende por pieza nos afecta mucho. Lo que tuvimos que hacer es unirnos para ir con un distribuidor más grande como 'Crío', pero nos da la caja de huevo a 650 y no hemos podido equilibrar nuestros precios”, dijo Paulina Gamboa, presidenta de dicha organización de pequeños comerciantes.

Recalcó que a pesar de que se está generando una resistencia a los aumentos que se están acumulando por las cuestiones del país, el principal temor del sector es no poderse sostener, porque al ver los abusos, los distribuidores nacionales se aprovechan y en una semana elevaron sus precios de 600 a 650 pesos por cada caja de huevo.

Señaló que también se había detectado que los distribuidores locales compraban las cajas de huevos a los nacionales, para después revenderlas a los comercios pequeños, mecánicas que elevado el costo de pieza de huevo de 1.50 hasta 2.50 pesos en la venta al consumidor en menos de cinco meses.