Sara Cauich/SIPSE
TULUM, Q. Roo.- A fin de mejorar las condiciones del santuario de la tortuga marina Xcacel-Xcacelito, este sitio permanecerá cerrado por un tiempo no establecido aun, señaló el secretario de Ecología y Medio Ambiente, Alfredo Arellano Guillermo. El cierre de este balneario, muy concurrido por el turismo y la población de la localidad y de municipios cercanos, se registró hace unos días para el retiro del sargazo que se acumula en la bahía por efecto de las corrientes.

Con esta limpieza, dijo, que se pretende evitar a las tortugas contratiempos para el desove y el riesgo que implica, pero también para garantizar la mayor presencia de quelonios. Al santuario arriban a desovar al menos tres especies de tortugas: blanca, caguama y carey.

También te puede interesar: Luchan contra ‘La Calma’ para salvar a las tortugas

El sitio no tiene un administrador, tras la renuncia del encargado del área, Juan Carlos Alvarado Padilla, a fines de mayo, quien ocupó el cargo en octubre del año pasado. Asimismo, Alvarado Padilla indicó esta área de reserva estatal por decreto pasó a formar parte del nuevo Instituto de Biodiversidad y Áreas Naturales Protegidas de Quintana Roo (Ibanqroo).

Señaló que hay algunos asuntos pendientes con la Universidad de Quintana Roo, que se tienen que afinar, además de que el sitio no cuenta con un financiamiento para poder sostener las necesidades de esta área. Se había sostenido de los ingresos que dejaban los turistas, ya que no es una cuota fija. Sin embargo, hay una gran afluencia de visitantes que ingresan tanto a la playa como al cenote.

En enero pasado, Alvarado Padilla alertaba de la gran cantidad de turistas que ingresaba a esta área natural, sin embargo, consideró que con la regulación que hacían en cuanto a número de personas y horario para ingresar tanto al cenote como al área, con la adecuada separación de residuos y el manejo de las aguas residuales y las demás reglas, se está evitando el deterioro de Xcacel, aunque a mucha gente le molesta por todas estas restricciones.

Por otra parte, Xcacel volvió a ser tomado en cuenta nuevamente por grupos ambientalistas del estado por la construcción de un hotel denominado La Calma, que estará ubicado en el kilómetro 247-248 de la carretera federal 307, a un costo del santuario, y con 520 cuartos en 23 edificios, con número de manifestación de impacto ambiental 23QR2018T0010, cuya consulta pública a cargo de Semarnat concluyó el pasado 25 de mayo.

Este es el segundo intento por construir a un lado de Xcacel, el anterior proyecto en el mismo predio se le identificó como proyecto Careyes.

La versión de la presidenta del comité de tortugas marinas, Lucely Ramos, señala que “La SEMA decidió cerrar el acceso mientras resuelven la problemática del ingreso con cobro al santuario, con el fin de poder contar con el personal necesario para atender la entrada, la limpieza del sitio y de los baños públicos, la vigilancia en la playa y guardavidas, además de señalización. El santuario carece de recursos para ello en estos momentos y por lo pronto los tortugueros del FFCM están apoyando a la SEMA a cubrir estas tareas. Además el santuario necesita un descanso. Pero este cierre no tiene nada que ver con el proyecto de construcción del hotel La Calma”. A la SEMA, efectivamente les faltó poner avisos sobre este cierre temporal para evitar esta incertidumbre.

El cierre aparentemente ocurrió el lunes, incluso se menciona que hubo un deceso por ahogamiento en las playas, sin embargo, no trascendió esa información. Se intentó corroborar con la Fiscalía, pero no hubo respuesta hasta el cierre de la edición.