Alejandra Carrión/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- El sector restaurantero y habitantes que viven del turismo en Mahahual consideran que si para la Semana Santa las playas no vuelven a la normalidad, la comunidad turística tendrá un hundimiento económico.

José Luis Rosas, alcalde de la comunidad costera, informó que desde hace dos semanas inició el arribazón de sargazo, y conforme pasan los días se agrava el problema, al grado que “la gente ha dejado de visitar Mahahual”.

También te puede interesar: Autoridades implementan operativo para limpiar el sargazo

Javier N, indicó que de no recibir apoyo inmediato de parte de las autoridades, puede convertirse en el hundimiento económico de Mahahual ante la próxima temporada alta.

Además de que prevalece la preocupación que para Semana Santa, las playas no vuelvan a la normalidad.

La Dirección de Servicios Públicos Municipales, mantiene desde el pasado sábado, 11 trabajadores para la limpieza de playas en Mahahual, por el sargazo que ha vuelto en cantidades amenazantes para el sector turístico.

Jean Batiste Manel, director de los Servicios Públicos en Othón P. Blanco, indicó vía telefónica desde Mahahual, que al momento llevan un retiro de 48 toneladas y continuarán con los trabajos en las playas hasta que el fenómeno que trae el sargazo baje significativamente.

“Desde el sábado enviamos una cuadrilla de la Dirección de Servicios Públicos Municipales del Ayuntamiento de Othón P. Blanco. Son 11 trabajadores que laboran de noche retirando sargazo. Hasta el momento hemos llenado ocho veces un camión o volquete que tenemos disponible”, comentó.

Dijo que cada camión tiene una capacidad de seis toneladas, es decir, que entre los días sábado, domingo y lunes, han retirado 48 toneladas de sargazo.

“En este momento estamos llegando a Mahahual, vamos a ver cómo está la situación para saber si necesitaremos más trabajadores para la limpieza de playa o permanecemos con los mismos”, dijo.

Comentó que el sargazo lo están depositando en diversas zonas, donde es indicado por la alcaldía, de tal forma que no afecte el medio ambiente.

En julio de 2015, se produjo un atípico arribazón de sargazo, no nada más en Mahahual, sino en toda la costa del Caribe mexicano que afectó la actividad turística en las principales playas de toda la geografía estatal.

De acuerdo con un estudio realizado por la Secretaría de Marina Armada de México (Semar), en 2015 cuantificaron 2m3 de sargazo por cada metro lineal de playa.

Sin embargo, una cantidad descomunal del sargazo acumulada en las principales playas puede provocar falta de turismo, reservaciones canceladas, poca demanda de paseos náuticos y baja venta de restaurantes, además de dejar un desagradable olor, según el estudio realizado por el Instituto Politécnico Nacional en 2015, luego de que Quintana Roo se viera afectado por las algas.

El estudio indica que la acumulación de sargazo trae como consecuencia impacto en la muerte de especies (peces, corales, etc), olor y riesgos potenciales para la salud, interfiere con la anidación de las torturas y eclosión de huevos y provoca erosión de las playas (derivado de su recolección).