Daniel Pacheco/SIPSE
PLAYA DEL CARMEN, Q. Roo.- El cierre de puerto durante más de la mitad de lo que lleva el año ha golpeado en la economía de los empresarios y trabajadores operativos de la zona costera y se ha convertido en el peor inicio en una década para quienes se dedican a ofrecer actividades recreativas dentro del mar, causando enojo y frustración.

De acuerdo a la Asociación de Prestadores de Servicios Náuticos de la Riviera Maya, esta preocupación ha permeado en el sector debido a que el 60% de los días laborables desde enero y lo que va de febrero se ha mantenido el puerto cerrado a la navegación.

También te puede interesar: Prevén incremento de 5% en tarifas del sector náutico

Aunque Miguel Ángel Ramírez Lara, presidente de dicha organización, reconoció que esto ha sido por las condiciones propias de la naturaleza, externó que también significa pérdidas millonarias en comparación con las estadísticas de la última década.

“Ayer nos reunimos con varios compañeros del sector náutico y después de un sondeo, nos percatamos que estamos viviendo el peor inicio del año de los últimos 10 años en toda la zona. Nunca habíamos tenido un arranque tan precario, principalmente por el cierre de puerto, como hoy que está cerrado y solo está activo con precaución para embarcaciones grandes”, dijo el representante de los náuticos a nivel local.

Señaló que el temor se agudiza cuando la problemática del recale de sargazo se va acrecentando junto con la percepción de que pudiera empeorar la situación, ya que el residuo marino afecta directamente a los sistemas y motores, principalmente a las embarcaciones que operan directamente los turistas, como la “jetskis” o motos acuáticas.

“Se afectan los sistemas de enfriamiento, porque los turistas siguen acelerando sin percatarse que abajo se está taponeando. No corren riesgos, pero sí causa pérdidas. Son montos millonarios que afectan a las empresas, a todo el sector, los trabajadores y sus familias, porque solo perciben su sueldo base, pero las comisiones se ven afectadas directamente. Es tremenda la situación”, dijo Ramírez Lara.

Al respecto, la Capitanía de Puerto de Playa del Carmen, indicó que ayer miércoles el puerto estuvo cerrado a la navegación menor y deportes acuáticos por el fuerte oleaje y vientos, condiciones que podrían mantenerse hasta hoy.

“Contra la naturaleza no hay nada que hacer. Si las condiciones no son favorables se tienen que suspender las actividades. Hasta el momento se mantienen las rachas de viento del Este-Noreste que afectan todo el Caribe y es probable continúe 24 horas más”, dijo David Antonio Galeana García, capitán de Puerto en esta jurisdicción.

Esperamos que con la entrada de un frente frío nos ayude, porque a pesar de que en otros estados afecta mucho, a nosotros nos cierra el puerto dos días máximo y nos deja cinco para trabajar limpio, ya que los vientos y oleaje nos beneficia. Son los vientos del sur los que si afectan”, aseguró el representante del sector.