Alejandra Carrión/SIPSE
CHETUMAL, Quintana Roo.- Cerca de seis mil trabajadores eventuales de dependencia federales se encuentran en la incertidumbre y a la deriva sobre su situación luego del cambio de gobierno.

Martha Morga, secretaria general de la Federación de Sindicatos al Servicio del Estado (FTSE), indicó que los trabajadores, por su situación laboral carecen de muchas prestaciones incluso de que puedan cobijarse en caso de algún despido, pues no pertenecen a ningún sindicato.

“Sabemos que ahora están haciendo por la Federación un análisis y supervisiones en todos los estados de los programas federales para saber de aquellos que están dando resultados, es ahí donde viene el recorte de personal, pero aún no tenemos el dato”, indicó.

También te puede interesar: Sonríen burócratas: analizan aumentarles el sueldo

Comentó que dichas supervisiones ya se están dando, incluso en Quintana Roo, “ya están supervisando, no nos avisan, llegan de repente; entre mayo y junio se tendrá un resultado de las evaluaciones”, comentó Morga Arias.

"No nos avisan, llegan de repente; entre mayo y junio se tendrá un resultado".

Indicó que en el caso de Quintana Roo, son más de seis mil trabajadores de diferentes dependencias los que están en la incertidumbre, porque no saben si continuarán con sus puestos laborales una vez que se dé el cambio de gobierno federal.

“Son bastantes, estamos hablando de unos seis mil trabajadores de diferentes dependencias que viven en la incertidumbre, como son eventuales no los cobija ningún documento, se sienten desprotegidos, y no tienen esa seguridad. Son trabajadores que no tiene derecho a aguinaldo, vacaciones, etcétera.”, dijo.

Resaltó que esas personas estaban luchando porque las contratarán de nuevo en enero, pero fueron muy pocos los que lo lograron.

Comentó que hace ya varios años que la Federación no entrega plazas y existen trabajadores con más de seis años bajo contrato, tiempo que no les vale como antigüedad, menos en caso de que sean parte de un segundo recorte, que se puede dar antes de que concluya el sexenio de Enrique Peña Nieto.

De acuerdo con información de la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado (Fstse), existe un aproximado de 13 mil trabajadores base que no pueden ser despedidos, al menos que sea por jubilación o retiro voluntario.

Según información de la misma FTSE, en diciembre de 2017 despidieron a más de tres mil trabajadores eventuales de las dependencias federales.