Verónica Fajardo/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- Los desacuerdos que existe entre los ejidatarios y gobierno federal no permiten la realización del Programa de manejo de Flora y Fauna en Holbox, Chiquilá y Holbox; la Secretaria de Medio Ambiente del estado de Quintana Roo (SEMA) apoya a las autoridades federales ambientales y a la población para lograr consensos y por tal motivo entró un tercero en esta negociación; una asociación ambientalista que con el apoyo de este organismo esperan a mediados del 2018 tengan este esquema de protección señaló el secretario de SEMA Alfredo Arellano Guillermo.

También te puede interesar: Supervisan trabajos de alumbrado en Lázaro Cárdenas

“Existe un acuerdo de darle la participación a un tercero para revisar los avances con el programa de la flora y fauna de esta zona protegida por las autoridades federales y  que se utilicen los instrumentos de ecología adecuados”.

La tercera institución involucrada, debe ser una organización que presentará  científicamente como debe darse el programa de protección y manejo de la flora y fauna,  esperan que en los próximos seis meses tengan las herramientas para publicar este reglamento.

(Foto: Cortesía).

El pasado 9 de enero el Periódico Oficial de Quintana Roo, publicó la creación del órgano administrativo desconcentrado denominado, Instituto de Biodiversidad y Áreas Naturales Protegidas del Estado de Quintana Roo.

El instituto será un órgano administrativo desconcentrado del poder Ejecutivo, sectorizado a la SEMA; estará dotado de autonomía técnica y funcional para apoyar eficientemente la administración de los asuntos de su competencia con jurisdicción en todo el territorio del Estado de Quintana Roo.

Las funciones y lineamientos de la institución es la conservación de áreas naturales protegidas de competencia Estatal, proteger la biodiversidad y bienestar animal, promoviendo la participación y colaboración de los tres órdenes de gobierno, instituciones académicas de investigación, y organizaciones de la sociedad civil.

La  participación deberá  coordinar actividades de conservación desarrollo y coadyuvar en la vigilancia de áreas naturales protegidas, con los tres niveles de gobierno con previo consenso.