Redacción/SIPSE
COZUMEL, quintana Roo.- La Fiscalía General del Estado informó a través de un comunicado que Isidro Martínez Hernández fue sentenciado a 30 años de cárcel por el delito de violación en agravio de una niña de cinco años de identidad reservada, como parte de las diligencias inherentes a la carpeta de juicio 4/2018.

Durante la audiencia de individualización de sanciones, el órgano jurisdiccional también decretó el pago de una multa equivalente a los 2 mil días y de 6 mil pesos.

También te puede interesar: No más abusos: va operativo contra explotación infantil

Las fiscales adscritas a la Fiscalía Especializada de Atención a Delitos contra la Mujer y por Razones de Género (FEADCMRG) en Cozumel, demostraron con base en los datos probatorios, la responsabilidad del imputado en el ilícito ocurrido el 21 de junio de 2017, cuando al interior de una cuartería ubicada en la colonia Emiliano Zapata en el municipio de Cozumel, el imputado se introdujo a la habitación donde la agraviada dormía, para consumar la violación.

Durante 2018, esta es la quinta sentencia obtenida por la representación social, de delitos sexuales, en Cozumel.

En otros hechos

Un sujeto de nombre Jeremías N, recibió en marzo pasado, en Cancún, la sentencia de 43 años y nueve meses de prisión y al pago de una multa de 198 mil 161 pesos, al encontrarlo culpable del delito de violación en agravio de K. M., dio a conocer la Fiscalía General del Estado.

Esta sentencia se logró por el trabajo realizado de las fiscales adscritas a la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos contra la Mujer, y por Razones de Género, llevando a cabo las indagatorias, los exámenes físicos y psicológicos correspondientes, que demostraron el daño ocasionado a la víctima, informa un comunicado.

En audiencia de individualización de penas, realizada este fin de semana, el juez de tribunal oral encontró elementos suficientes acusatorios proporcionados por la Fiscalía, para demostrar la responsabilidad del acusado del delito de violación, dentro de la carpeta administrativa 11/2018 de hechos ocurridos en mayo del 2017, cuando la víctima, al salir de su trabajo abordó un taxi en el que también subió el imputado, quien la amenazó con un arma de fuego para posteriormente abusar sexualmente de la agraviada.