Juan Rodríguez / SIPSE
La falta de agua, pasto y apoyos del gobierno ha generado el desplome de la producción de leche en el estado, que hasta hace unos meses era de 15 mil litros por día en el sur; de continuar la sequía los productores temen más bajas en sus hatos.

Reyes Haro Rodríguez, presidente del Sistema Producto Leche, dijo que, en su caso, la producción bajó 50% y de 200 litros que ordeñaba, ahora sólo produce 100 por día, lo que genera pérdidas económicas de más de 15 mil pesos al mes por productor.

Además, provocan una afectación a los productores de quesos, quienes son los que compran la materia prima. El litro de leche se comercializa actualmente en 5.50 pesos.

Explicó que desde noviembre del año pasado la producción de leche ha ido a la baja, y considerando que la sequía “aprieta” en abril y mayo, temen se complique la producción y la afectación económica se recrudezca para ese sector.

“Estamos pidiendo a las autoridades que nos apoyen con productos como pollinaza, contenedores para almacenar el agua, para evitar que se mueran nuestras vacas y garantizar la producción de lácteos”.

Por su parte, Miguel Landaverde, de la comunidad de Nicolás Bravo, dijo que en su caso, hasta septiembre del año pasado lograba sacar 500 litros diarios de leche y que le surtía al Centro de Acopio de la misma comunidad; pero actualmente sólo está entregando 300 litros, obligándolo a despedir a dos trabajadores que lo apoyaban en la ordeña.

Consideró que si no reciben apoyos para soportar los meses más críticos de sequía, será muy difícil mantener la producción de leche.

“No tenemos pasto, falta agua y esto se refleja en la baja producción de leche, pedimos apoyos para, cuando menos, sostener los animales en estos dos meses críticos que es cuando aprieta más la sequía”, señaló  Miguel Landaverde.