Eva Murillo/SIPSE
CANCÚN, Quintana Roo.- El crecimiento de la comunidad Solferino, Lázaro Cárdenas,  está proyectado a 20 años, en el que se incluyen aumento poblacional, parques temáticos, áreas de descanso, restaurantes, entre otros.

Se estimó la proyección habitacional al 2% anual, debido a que el proyecto es volver al poblado en un centro micro regional, explicó Guy Piña Herrera, director de Desarrollo Urbano en ese municipio.

También te puede interesar: Fortalecen estrategias para impulsar desarrollo de Q. Roo

“Solferino tiende a ser el centro urbano de apoyo a Chiquilá y Holbox para no impactar y deteriorar el ANP”, comentó.

Al poblado, que actualmente cuenta con 799 habitantes, lo vislumbran como el centro dotador de mano de obra para los desarrollos turísticos que se hagan en Holbox, por eso el Programa de Desarrollo urbano contempla más de siete mil hectáreas para el crecimiento de la población.

“La proyección se basa en el crecimiento poblacional, con proyección a 20 años, que es un plazo largo; en este caso, la extensión se define, para la población, en la parte de la ciudad y para la creación de zonas de inversión”, abundo el director de Desarrollo Urbano Municipal.

El funcionario señaló que la proyección habitacional se estimó al 2% anual, pero en ésta incluyeron propiedad privada, misma que se pretende desarrollar para consolidar a la zona como centro micro regional.

“Se incluyeron los terrenos que se destinan a actividades lúdicas, recreativas y de fomento turístico”, comentó.

La determinación del centro de población no se basa solamente en población, también deben tener la tierra para el uso pronosticado de población doméstica, la flotante y la de migración.

“Se incluyen las zonas urbanizables que sean susceptibles de uso, así como las de vocación económica y de apoyo a las actividades que deriven de ésta; se incluyen usos de comercio y servicio de apoyo al turismo local”, comentó.

Aseguró que el crecimiento de Solferino no afectará la reserva, pues la proyección no contempla usos y destinos ajenos al ANP, ni densidades que dañen el ecosistema natural. “Se incluyen tierras susceptibles de aprovechamiento y con vocación de estancia turística como actividades complementarias a los visitantes, como áreas de recreo, de descanso, parques temáticos y servicios de comida y salud”, detalló Guy Piña.