Octavio Martínez/SIPSE
PLAYA DEL CARMEN, Quintana Roo.- En los últimos tres años, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) suspendió seis obras de construcción por atentar contra la conservación de los vestigios arqueológicos en Playa del Carmen.

Lo anterior lo revela la respuesta a una solicitud por medio del sistema Infomex federal, con número de oficio DIRQR/401.12C.6-2018/188. El período de suspensiones abarca del 1 de enero de 2015 al 13 de febrero de 2018.

También te puede interesar: Proyecto habitacional arrasa con vestigios mayas

Quien responde es el Centro INAH de Quintana Roo, a través de su titular, Adriana Velázquez Morlet: “El Instituto Nacional de Antropología e Historia, de conformidad con el artículo 2º de su Ley Orgánica vigente, tiene entre sus objetivos, la investigación científica sobre Antropología e Historia, relacionada principalmente con la población del país, la conservación y restauración del patrimonio cultural e histórico, así como el paleontológico, la protección, conservación, restauración y recuperación de ese patrimonio y la promoción y difusión de las materias que son de su competencia; ello en relación con el artículo 44 de la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricas que establece la competencia de este Instituto en materia de monumentos y zonas de monumentos arqueológicos e históricos”.

Se ha puesto en riesgo a “La Muralla”, estructura del período
Posclásico, es de decir antes de 1521. (Octavio Martínez/SIPSE)

En Playa del Carmen el principal vestigio es el de Xaman-Ha, ubicado en el interior del residencial Playacar, donde ocurrió la última suspensión el año pasado. El predio se sitúa en la calle Coral Negro y habían realizado labores de construcción que pusieron en riesgo la denominada “Muralla”, estructura prehispánica de 500 metros de longitud y construido por los mayas en el Posclásico, es de decir antes de 1521.

El artículo 32 de la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos menciona: “El Instituto Nacional de Antropología e Historia suspenderá los trabajos que se ejecuten en monumentos arqueológicos sin autorización, que violen la concedida o en los que haya substracción de materiales arqueológicos. En su caso, procederá a la ocupación del lugar, a la revocación de la autorización y a la aplicación de las sanciones correspondientes”.