Gustavo Villegas/SIPSE
COZUMEL, Q. Roo.-El servicio que prestan los taxistas en Cozumel es malo, si bien se han notado pequeños avances, estos no son suficientes para la calidad que merece el destino, aseguró la presidente de la Cámara Nacional de la Industria de restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac), María José López Castillo.

 También te puede interesar: El sargazo aún no será tratado con máquina especial

 Por su parte la representante de la Federación Mexicana de Asociaciones Turísticas (Fematur), Cecilia Alcérreca, manifestó que los taxistas no tiene voluntad para mejorar el servicio ya que ella misma se acercó hace un tiempo a los dirigentes de este gremio para ofrecerles cursos de capacitación pero su propuesta no fue tomada en cuenta.

 López Castillo manifestó que no entiende el miedo del Sindicato de Taxistas Adolfo López Mateos por innovar, a tener competencia y dar un mejor servicio en todos los aspectos.

 "La competencia nos ayuda a innovar y dar ese mejor servicio", expreso la líder de los restauranteros quien añadió que lo más importante es tomar en cuenta la opinión de la ciudadanía.

 "La competencia nos ayuda a innovar y dar ese mejor servicio"

 Reveló que muchos clientes que acuden a su restaurante le han cuestionado porque Cozumel no cuenta con un sistema de transporte público para quienes ocupan habitaciones en hoteles alejados de la ciudad.

 Afirmó que esta inquietud se la transmitió a Miguel Alonso Marrufo y no tuvo eco. Un sistema de transporte para los turistas que están alejados del centro de Cozumel beneficiaria a todos los negocios que están en el primer cuadro de la ciudad. "Un turistas que está hospedado en alguna de las zonas hoteleras debe pagar entre 30 y 40 dólares para poder llegar al centro", concluyó.                   

Antes que María José López dos presidentes de la CANIRAC que se atrevieron a criticar el servicio de taxis sufrieron represalias por sus comentarios.

La primera fue Perla Cecilia Tun Pech, quien siendo diputada debió disculparse por sus comentarios que no agradaron a los ruleteros y estos dejaron de llevarle clientes a su restaurante de marisco en la colonia Emiliano Zapata. Otro que sufrió la misma suerte fue Damián Miranda Morales.