Javier Ortiz/SIPSE
XUL-HÁ, Quintana Roo.- La violencia puede estallar en cualquier momento en Xul-Há, porque ejidatarios de Juan Sarabia pretenden apoderarse de 40 hectáreas pertenecientes a la primaria, telesecundaria y la Unidad Agrícola Integral de la Mujer (UAIM). Mujeres de la unidad agrícola con machete en mano, impidieron que topógrafos realizaran su trabajo.

Mayra Cantú Persona, integrante de la UAIM, señaló que los trabajadores dijeron cumplir órdenes del comisario ejidal, Ernesto Haro Gutiérrez, quien con anterioridad amenazó a los directores de ambos planteles educativos y del grupo de mujeres productoras, de recuperar esas extensiones de terreno.

También te puede interesar: Surge grupo de ‘autodefensa’ en Xul-Há

La superficie en disputa fue donada en su momento por el ejido y para evitar situaciones de este tipo fueron enajenadas y desde hace 18 años cuentan con los certificados parcelarios expedidos por el Registro Agrario Nacional, que acreditan la propiedad tanto para las escuelas como para las mujeres de la unidad agrícola.

Esta, presuntamente, no es la primera ocasión que las intentan despojar de las 13 hectáreas que comprende la superficie de terreno que les tienen asignado, “hace algunos años, cuando fue comisariado otro familiar de apellido Haro, también nos quisieron hacer lo mismo”.

Los afectados han pedido la intervención de las autoridades en repetidas ocasiones, pero hasta el momento no dan respuesta. (Javier Ortiz/SIPSE)

La mañana de este lunes, un grupo de mujeres impidió que los topógrafos continúen las mediciones que realizaban a un costado de la primaria “Emiliano Zapata”, solicitaron la presencia de la policía estatal, porque temían una invasión como lo ha anunciado Haro Gutiérrez.

Las molestas señoras indicaron que han pedido intervención de las autoridades en repetidas ocasiones y las han ignorado, por lo que aseguraron estar dispuestas a defender con su vida si es preciso esas tierras que les pertenece.

Lázaro Cárdenas Anguiano, ejidatario de Juan Sarabia, dijo que los integrantes de ese núcleo agrario no comparten la idea del comisariado ejidal de despojar a las escuelas y la UAIM de sus áreas parceladas, porque es violatorio legalmente y cuentan con documentación oficial que amparan esas propiedades.