Adrián Barreto/SIPSE
PLAYA DEL CARMEN, Q. Roo.- La Secretaría de Medio Ambiente (Sema) pretende aprovechar el marco regulatorio que dará el plan del manejo al Área Nacional Protegida (ANP) del Caribe Mexicano para delimitar las zonas de pesca y de avistamiento del tiburón toro, que se ha convertido en una subindustria para el turismo de buceo de este destino turístico.

Alfredo Arellano Guillermo, titular de la Sema, indicó que una vez que el gobierno federal publique el plan de manejo de la ANP desde el ejecutivo estatal, articularán un mecanismo enfocado en la protección de dicha especie, en aras de mejores prácticas madioambientales.

También te puede interesar: No te pierdas el 'Tiburón Ballena Holbox Fest'

“Actualmente el tiburón toro es un tema que aún depende de la Comisión Nacional de Pesca, sí estamos interesados en regular la actividad, especialmente porque creo que debemos delimitar las áreas susceptibles para el avistamiento, pero sobre todo limitar la pesca que sabemos que es la actividad que afecta económicamente este recurso natural”, indicó.

Los prestadores de servicios de buceo de la Riviera Maya han pedido desde el 2010 que se cancele el permiso de pesca que tiene la familia Anduz que radica en Puerto Morelos, pues aseguran que ha habido algunos años que han afectado la reproducción de la especie.

La familia Anduz tiene el único permiso federal con validez para la pesca de tiburón toro, aunque no descartan la pesca furtiva.

Respecto a ello, Arellano Guillermo declaró que no está en sus facultades eliminar o no derechos adquiridos de parte de la familia de pescadores de Puerto Morelos, por lo que las mejores alternativas es alejar los sitios de pesca de donde hay actividad turística, de tal forma que el propio tiburón identifique cuáles son las zonas de crianza, de alimentación, de reproducción en aguas someras y la pesca se pueda hacer solo en áreas más profundas.

Anteriormente la organización Saving Our Sharks, conformada por biólogos y buzos, principalmente, ha señalado que un tiburón pescado tiene una utilidad de 15 mil pesos, mientras que vivo representa para el turismo subacuático varios miles de pesos durante toda una vida del tiburón.

Dentro de esta regulación que pretende hacer el gobierno estatal, buscarán que el manual de buenas prácticas para el avistamiento del tiburón que hicieron las casas de buceo de Solidaridad, sea legislado para obligar a los prestadores de servicios turísticos a adoptar obligadamente al cumplimiento de la protección animal y no sea sometido a voluntades.