Gustavo Villegas/ SIPSE
COZUMEL, Q. Roo.- Júbilo, alegría, llanto, meditación y felicidad fueron algunos de los sentimientos y emociones que asomaron a los rostros de los navegantes que emularon el viaje sagrado a golpe remo que realizaban los antiguos mayas hasta Cozumel para rendir culto a la diosa Ixchel.

Las primeras canoas se asomaron en el horizonte alrededor de las 10:40 de la mañana, mucho antes de lo que se esperaba su llegada. Familiares, amigos y turistas disfrutaron de este espectáculo a su llegada a la caleta del parque ecoturístico Chankanaab. Hoy domingo inician su viaje de regreso a la zona continental.

También te puede interesar: Alto costo de dispositivos limita monitoreo de tortugas

“Dz’ulo’ob”, (Los Elegidos en Maya) finalmente pudieron hacer el viaje que se programó para semana pasada pero debido al clima se canceló. El sábado esperaba su arribo alrededor de las 13 horas pero las siluetas de las canoas se dibujaron en el horizonte dos horas antes de lo previsto.

Fueron 377 remeros los participantes, de los cuales 177 fueron mujeres. (Foto: Gustavo Villegas.

Fueron 31 kilómetros desde Polé (Xcaret) que surcaron solo usando la fuerza de sus brazos. La tripulación de la canoa número 29 con 10 remeros, de los cuales 2 eran mujeres, fueron los primeros en acercarse a la entrada de la pequeña caleta de Chankanaab.

Sus rostros denotaban una mezcla jubilo y agotamiento, y aunque fueron los primeros en cruzar la entrada de la pequeña ensenada, desviaron su curso de la playa.

Este descuido fue aprovechado por la tripulación de la canoa 20 para ser los primeros en enterrar la quilla en el arenal donde ya los danzantes les esperaban con ofrendas, comida y bebidas frescas que forman parte de un elenco 243 actores.

Este año fue la edición número 12 desde que se comenzó a representar el viaje de los mayas para pedir favores a la Diosa Madre de los Maya en su santuario en la isla de las golondrinas. En total fueron 377 remeros de los cuales 177 son mujeres.