Alejandro García/SIPSE
CANCÚN, Quintana Roo.- Trivago, un metabuscador de hoteles, elaboró un listado con los peores resorts de México, con base en comentarios de los usuarios, entre los cuales se encuentran seis de Cancún y uno de Playa del Carmen.

Ante esto, Roberto Cintrón Gómez, presidente de la Asociación de Hoteles de Cancún y Puerto Morelos (AHCyPM), respondió que los destinos de Quintana Roo, a nivel Caribe y en toda Latinoamérica, tienen el mejor servicio y calidad de instalaciones.

También te puede interesar: Cancún, destino favorito de turistas nacionales y extranjeros

“Los hoteles continuamente estamos capacitando al personal y en la medida de las posibilidades de cada propiedad, reinvertir en sus instalaciones. Ese tipo de listados son muy muy dañinos, porque en muchos de los casos no permiten réplica y hacer saber las mejoras que se han realizado en las propiedades y en otros pueden ser comentarios ya muy viejos”, mencionó.

"Ese tipo de listados son muy muy dañinos, porque en muchos de los casos no permiten réplica".

Asimismo resaltó el hecho de que en Cancún, Riviera Maya y el resto de los destinos del Caribe Mexicano, la atención al turista está por encima de todas las islas del Caribe y de Latinoamérica, y sucede lo mismo con la infraestructura turística.

Dentro del listado los “peores hoteles”, según Trivago, se encuentran centros de hospedaje tanto en el centro de la ciudad como en zona hotelera, y son: Beach House Maya Caribe, The Pyramid at Grand Oasis, Grand Oasis Palm, Bel Air Collection & Resort Spa Cancún, Cancún Bay Resort y Hotel & Spa Xbalamqué, todo estos en Cancún; y Tukan Hotel & Beach Club en Playa del Carmen.

Además del mal servicio, otras quejas recurrentes son infraestructura deteriorada de algunos hoteles, y que no están aptos para el segmento de personas con capacidades diferentes, tal es el caso de dos hoteles de la cadena Oasis; el Grand Oasis Palm tiene varias críticas en contra del servicio que han recibido en los restaurantes del lugar, ya sea por las actitudes de los meseros, los tiempos de espera, o por políticas carentes de sentido común.

En el caso de The Pyramid at Grand Oasis, los viajeros se quejaron de la poca disposición del staff para resolver problemas, o que bien no respetan los tiempos de quienes pagan más por un servicio exclusivo. Otros visitantes hicieron notar que el resort no está acondicionado para recibir gente con discapacidad, algo que sí se espera de un lugar de primer nivel.