Sara Cauich/SIPSE
TULUM, Q. Roo.- Los ocupantes de un edificio fueron lanzados de los cuartos que ocupaban como vivienda y quedaron en la calle sin previo aviso; enfrentan dificultades por la falta de oferta para vivienda. Es difícil encontrar espacio donde vivir, señalan los afectados que tuvieron que salir de sus puestos de trabajo para hacerse cargo de las pertenencias que fueron colocadas en la vía pública.

La oficina provisional de Sedetus donde se concentraron las solicitudes de lotes o vivienda, se encuentra cerrada desde el año pasado, en abril se cumple un año de que se ofreció vivienda para quienes se encuentran ocupando los predios invadidos hace dos años. A la fecha se ha agudizado la falta de vivienda.

Alrededor de las 10.30 horas los inquilinos de un edificio donde rentan recibieron llamadas telefónicas de sus vecinos para informarles que sus pertenencias estaban en la calle.

También te puede internado: Obras afectan a empleados de negocios en Tulum

Germán Angulo Cab, fue uno de los afectados, quien relató que tuvo que abandonar el trabajo para atender esa situación. “Llegué y todas mis cosas se encontraban en la calle. Sin previo aviso tiraron todo a la calle, abrieron las puertas con ganzúas y vaciaron el cuarto donde estoy rentando”.

Lo difícil viene ahora, porque en Tulum no es fácil encontrar vivienda. “Cuando consigues algún cuarto haces todo lo posible por conservarlo y encontrar algo económico es difícil”, continúa. 

“La oferta de vivienda que hay es para la gente pudiente no para el trabajador simple”

Habitaba en el edificio de donde fue desalojado desde hace dos años, ahora, tras el desalojo, no tendrá que ocupar tiempo para buscar un lugar. Mientras eso sucede los artículos de su propiedad buscará donde dejarlos porque en la calle no pueden permanecer. La habitación la compartía con tres personas más, para economizar con la renta, explicó.

Fueron los terceros perjudicados de un pleito entre particulares por la posesión del predio donde está el edificio que habitan y nunca se les notificó del desalojo, abundó. Fueron siete inquilinos los desalojados este jueves 8 de febrero por órdenes presuntamente de un juez “porque no nos mostraron ninguna orden para lanzarnos”, agregó. Uno de los inquilinos desalojados se encuentra fuera de la ciudad y se le tuvo que llamar para dar a conocer la situación, dijo.

Lo que hará en su caso en los días subsecuentes, igual que el resto de los desalojados, es buscar otro sitio, lo que no ocurrirá de inmediato.

La falta de oferta de vivienda se viene padeciendo desde hace más de 15 años, cuando se entregaron los predios de la colonia Mayapax. En abril próximo se cumple un año de la entrega de certificados de vivienda a los que ocuparon ilegalmente los predios que fueron propiedad del Instituto del Patrimonio de la administración Pública (Ipae), o que se presumía eran de presta nombres del anterior gobernador.

A la fecha, muchas familias siguen en espera de que se cumpla con ese compromiso de las autoridades estatales de la Secretaría de Desarrollo Territorial Urbano Sustentable. Las oficinas provisionales instaladas se encuentran cerradas desde finales del año pasado. “La oferta de vivienda que hay es para la gente pudiente no para el trabajador simple”, acusó.

Siete personas fueron desalojadas del edificio, sin previo aviso. (Foto: Sara Cauich/SIPSE)