Eva Murillo/SIPSE
CANCÚN, Quintana Roo.- Extranjeros ven en Cancún una oportunidad para realizar labores altruistas y donaciones a asociaciones civiles o fundaciones, como el turismo médico que cada año aporta dinero en efectivo y realiza trabajos de mejora a la casa hogar San José, ubicada en Rancho Viejo, otro caso es el de la Escuelita de Sonia, en Alfredo V. Bonfil, que gracias a donaciones de canadienses, logró crecer en infraestructura.

“Ellos nos ubicaron por medio de la página que tenemos en Facebook”, explicó la señora Sonia, quien añadió que los donantes vienen de paseo y aprovechan para ayudar.

También te puede interesar: Fomentan el altruismo en Cancún ¿Qué tipo de héroe eres tu?

Con la ayuda de un grupo de extranjeros, la Escuelita de Sonia pudo ampliar el área donde los pequeños que atiende cursan sus estudios de kínder, también mejoró el servicio de sanitarios y cambiaron las láminas de zinc que servían como techo, por colado de cemento.

“Mayormente la gente que nos apoya viene de fuera, no quiero decir que los de aquí no nos ayudan, pero son más los extranjeros”, reconoció doña Sonia Cejas Martínez.

La escuelita se convirtió en asociación civil hace dos años, atiende a 130 niños brindándoles educación y una comida, costeadas con aportaciones voluntarias, que la mayoría de las veces resultan insuficientes.

“Hay grupos que vienen de paseo a Cancún, en ese paseo nos visitan y hacen aportaciones, son apoyos de una sola vez, pero hay otros que son continuos, que son cada año, como el Club de Rotario de Estados Unidos”, explicó.  

"Hay grupos que vienen de paseo a Cancún, en ese paseo nos visitan y hacen aportaciones".

Por otro lado, Jorge Raúl Portilla Huereca, quien forma parte de la mesa directiva de la Asociación de Turismo Médico, explicó que directivos de una empresa de retiro en Canadá, realizan viajes periódicos a Cancún que les proporcionan como incentivos, y dentro de sus programas de actividades, está visitar y apoyar a instituciones que hagan labor social en la ciudad.

“El año pasado la institución elegida para que recibiera ayuda fue el orfanato para niñas San José de la Inmaculada, ubicado en Rancho Viejo; organizamos arreglar el lugar, comprar computadoras… un día lo dedican a estar en el lugar que van a apoyar, realizan trabajos y conviven con las personas”, señaló.