Sara Cauich/SIPSE
TULUM, Q. Roo.- En esta temporada vacacional, Xcacel recibe cerca de 300 visitantes al día, la mayor parte busca las playas, y el cenote mantiene un ingreso controlado de visitantes, indicó el biólogo, Juan Carlos Alvarado Padilla, a cargo de este Santuario de la Tortuga. No hay una cifra límite para la carga de visitantes, pero se busca que esta no tenga un impacto.

A la fecha y acorde con la temporada, se ha observado el ingreso de más visitantes por el periodo vacacional, pero sin que esto represente una carga excesiva, señaló Alvarado Padilla. Este jueves se registró alrededor de 280 visitantes, y se espera que este viernes, sábado y domingo la cifra aumente hasta casi duplicar, de acuerdo con lo observado en años anteriores. Sin embargo, dijo que “no vamos a permitir más visitantes de los que podemos atender”.

También te puede interesar: Cobá e Xcacel: el plan perfecto para un día de excursión (video)

En cuanto a si hay alguna incidencia en el aumento de visitantes por el cobro que para ingresar a la bahía de Akumal, ya que el turismo puede buscar alternativas, indicó que “no ha sido evidente, aunque si hemos visto casos de turistas o taxistas que prefieren venir a Xcacel”, ya que sus playas se mantienen casi intactas.

El especialista recientemente dijo que se consideraba necesario hacer estudios para determinar el volumen de turistas que pueden ingresar a las playas de este santuario de la tortuga marina, ya que el sitio está catalogado como una reserva estatal para el anidamiento de quelonios.

En este sentido, dijo que por el momento no se ha tomado alguna decisión al respecto, “pero seguimos insistiendo con la Universidad de Quintana Roo o alguna asociación civil que nos quiera apoyar, incluso puede ser con la iniciativa privada”.

Xcacel, es un santuario de anidamiento para las especies de quelonios que arriban a las costas de Quintana Roo, y el pasado 22 de febrero este sitio cumplió años del decreto mediante el cual se transformó en Santuario de la Tortuga Marina para garantizar su conservación y no permitir el desarrollo turístico que ya existe a su alrededor. Actualmente está bajo el cuidado de la Secretaría de Ecología y Medio Ambiente (Sema), recordó Alvarado Padilla.