Pedro Olive/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- Representantes de la empresa Uber, dieron a conocer que tras el anuncio de la suspensión temporal de labores, están atendiendo los trámites de aproximadamente 200 vehículos que fueron detenidos de la mitad de noviembre a la fecha; cerca de 120 fueron infraccionados por elementos de la Dirección de Tránsito Municipal, el monto de la multa ronda los 64 mil pesos por unidad, sin contar los días de encierro y el arrastre de las unidades.

“La suspensión es en la operación de la aplicación, desde el pasado miércoles no hay unidades disponibles para Cancún, sin embargo, las atenciones a los socios continúan principalmente con la liberación de vehículos que fueron detenidos hasta el pasado 27 de este mes, una vez concluido esos trámites, pasaremos a las capacitaciones”, comentó Carlos Olivos, director de Comunicación de Uber México.

También te puede interesar: Uber suspende operaciones; taxistas cobran el doble

La “cacería” de vehículos Uber por parte de la Secretaría de Infraestructura y Transporte (Sintra), inició a principios de año, aproximadamente tres meses después del inicio de operaciones, la justificación para la detención de las unidades está sustentada en el artículo 31 Bis de la Ley de Tránsito Transporte, Explotación de Vías y Carreteras en el Estado.

El artículo en mención señala: “No será servicio público de transporte de pasajeros, el que se pretenda brindar o se brinde por particulares sin la autorización del Titular del Poder Ejecutivo a que hace referencia el artículo siguiente de esta ley… La realización de esta actividad será sancionada en términos de esta ley, sus reglamentos y demás disposiciones aplicables”.

Con la disminución de inspectores de Sintra en la parte operativa por corrupción, la Dirección de Tránsito Municipal también realizó operativos para detención de unidades de esta plataforma, aplicando el mismo concepto de multa; esta situación fue informada por los socios operadores y propietarios en la manifestación del pasado jueves, con la que los afectados pidieron sea legalizada la operación.

La liberación de un vehículo oscila entre unos 80 y 90 mil pesos por cada unidad, dependiendo de los días que el auto esté encerrado en el corralón; este estimado incluye arrastre de grúa, estadía, liberación y la infracción que es pagada al gobierno.