Pedro Olive/SIPSE
CANCÚN, Quintana Roo.- Unidades del transporte público con sobrecupo, en malas condiciones, los conductores no respetan los carriles asignados para ellos, conducen como si estuvieran en vehículos de emergencia, así es como actualmente trabaja la concesionaria Transporte Terrestre Estatal (TTE), prueba de ello fue la unidad  509 de la Ruta 30, que ayer hizo lo antes mencionado, mientras la autoridad “brillaba” por sus ausencia.

Alrededor de las 7:50 horas de ayer, dos jóvenes hicieron la parada al conductor de dicha unidad sobre la avenida Niños Héroes a la altura de la Región 229, frente a una conocida tienda, ambos se dirigían a sus respectivos trabajos, uno bajaría en el paradero junto a la terminal ADO, y el otro frente a las instalaciones del periódico Novedades Quintana Roo.

Cuando los jóvenes subieron, la unidad no estaba llena, tenía dos espacios disponibles, uno al frente, y el otro en la parte de atrás, avanzó cuatro cuadras, y al llegar al semáforo ubicado en la esquina de la plaza Cancún Mall, tres personas hicieron la parada y subieron, dos calles más adelantes otras tres.

También te puede interesar: Vuelca Urvan sobre la Nichupté; hay ocho lesionados

El conductor estaba por llegar al cruce de las avenidas prolongación Tulum y Niños Héroes cuando la unidad ya estaba llena, no entraba una sola persona más de pie, al no tener espacio para más pasajeros, el conductor, que no tenía su identificación visible, aumentó la velocidad  para incrementar la ventaja en distancia de otra urvan de la misma ruta, con la que venía “peleando” el pasaje.

Durante el trayecto, ningún pasajero expresaba su incomodidad de ir “aplastados”, únicamente se veían entre sí, cuando el conductor daba vueltas (izquierda o derecha), como podían, se agarraban de los “pasa manos”, mochilas, e incluso de las personas que iban de pie.

Cerca de las 8:05, el conductor ya estaba sobre la avenida Tulum, entre Chichén Itzá y Uxmal, en lugar de tomar el carril derecho, destinado para todas las unidades de transporte público, optó por conducir sobre el central para “evitar” el tráfico, y seguir tomando ventaja de su compañero; bajó a las personas pasando el puente peatonal, y siguió su trayecto.

En esa parada la mayoría de las personas bajaron, y subieron dos más, quedando en la unidad el conductor y seis pasajeros, al llegar al semáforo de la Glorieta del Ceviche, el operador improvisó una ruta no permitida, en lugar de seguir el trayecto de la vialidad (girar ligeramente a la izquierda y luego entrar en la cuchilla hacia la derecha), giró bruscamente a la derecha y luego a la izquierda.

En esa maniobra, una menor que era sujetada por su mamá se fue hacia el lado derecho, y fue detenida por la pierna de uno de los pasajeros, que lo único que hizo fue estirar el pie al ver que la menor se caía.

Una queja sin mucha esperanza

Uno de los pasajeros decidió poner la queja ante el Sindicato de Taxistas Andrés Quintana Roo, gremio que los respalda; en el departamento de “taxiquejas”, los responsables del área refirieron que es decisión del operador bajar a las personas antes y después de los paraderos, así como admitir a más pasajeros.

El operador del espacio para quejas, pidió el nombre del pasajero y le comentó que ingresaría la queja, sin dar más detalles al respecto.

El Reglamento de Tránsito para el Municipio de Benito Juárez, establece una sanción de 15 Unidades de Medidas Actualizadas (UMA), es decir mil 209 pesos.

Desde enero del presente año hasta mayo pasado, la Dirección de Tránsito Municipal tiene registrados alrededor de 280 accidentes de tránsito en los que están involucrados unidades del servicio público, por lo menos uno diario.