Fernanda Duque/ SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- Para obtener electricidad y poder trabajar durante la noche, los comerciantes ambulantes del Parque de las Palapas se conectan a través de cables –algunos hechizos- a dos postes de luz que se encuentran a pocos metros de donde se ubican.

Sin embargo, la cantidad de puestos, así como la falta de una instalación adecuada pone en riesgo, tanto a vendedores, como a ciudadanos, situación que no ha pasado desapercibida, de acuerdo con la Dirección de Protección Civil de Benito Juárez.

También te puede interesar:  Incremento del costo de combustible afecta la canasta básica

El titular de la dependencia, Luis Lomelín Diaque, explicó que durante varios años han señalado el riesgo que esta instalación improvisada representa, pero hasta el momento, nadie ha podido regular esta situación, pues es la Comisión Federal de Electricidad (CFE), la que debe proporcionar en esta zona una instalación segura para los ambulantes.

Aprovechando el poste de electricidad, se han agregado más de 10 conexiones adicionales, utilizando brakes de doble pastilla, enchufes diseñados para tierra física, otros de uso doméstico, además de extensiones caseras, que no son recomendables en estos casos, debido a que no están diseñadas para soportar un alto voltaje.

El material inadecuado que se utiliza para conectar a los puestos ambulantes es sólo parte del problema, pues estos son fijados a los postes, utilizando alambres, cables e incluso cinta de aislar.

La menor de las consecuencias podría ser una sobrecarga de luz o un cortocircuito que dejara sin electricidad a esta zona; sin embargo, esto también podría conllevar a un incendio por la sobrecarga o incluso una electrocución, pues los cables se dispersan por toda la explanada del parque, lo que los hace un potencial riesgo para los transeúntes, quienes pueden tropezar con ellos o sufrir una descarga en caso de que los cables no estén correctamente aislados.