Adrián Barreto/SIPSE
PLAYA DEL CARMEN, Q. Roo.- Wilbert Perera Martín, secretario general del Sindicato Nacional de Empresarios de México (Sindemex), lamentó que pese a las políticas propuestas para la simplificación de trámites, el concepto de ventanilla única no ha cumplido con sus objetivos, por lo que esperan que la próxima administración consiga reducir tiempos y gastos para apertura de empresas.

“Cuando se habla de ventanilla única lo que no han logrado es hacer un proceso en el que un solo documento sirva en todas las instancias de gobierno, que en el mismo documento que ya recibió una primera instancia o que ellos mismos están expidiendo sea aceptado en el otro (…) pero cada vez que vamos a hacer otro trámite a otra oficina nos piden las mismas copias, los mismos originales que ya dimos, y hay que regresar para hacer otra vez los mismos trámites”, explicó.

También te puede interesar: Abren ventanillas del programa Pro Agro

Durante la actual administración se consiguió la certificación de la ventanilla única del Sistema de Apertura Rápida de Empresas (SARE), por parte de la Comisión Federal de Mejora Regulatoria (Cofemer) para que la apertura de empresas catalogadas como de bajo riesgo se pueda tramitar en máximo 72 horas.

Sin embargo, desde marzo de este año Belia Beltrán Aguilera, directora de Desarrollo Económico, informó que requerían de algunos ajustes para reducir el tiempo de tramitación para abrir negocios, lo cual ya se ha logrado.

La funcionaria destacó que ya tienen procedimientos para garantizar la apertura de empresas de bajo riesgo en 72 horas.

“Se tiene que lograr que la tramitación que se hace en diferentes oficinas sea un mismo proceso, para que se pueda concluir sin tanta documentación que retrasa la apertura de las empresas, y que además representa pérdidas para los empresarios”, dijo Perera Martín.

El también experto fiscalista adelantó que intentarán un acercamiento con quienes serán las próximas autoridades municipales, para que la clase empresarial sea tomada en cuenta para la toma de decisiones en las políticas y operatividad que implican la participación de ese sector.