Alejandro García/ SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- A partir de mañana (sábado), por disposición de la Administración de Seguridad de Transportes (TSA, por sus siglas en inglés) los pasajeros que viajen en vuelos internacionales hacia Estados Unidos serán sometidos a revisiones más severas en caso de portar sustancias en polvo en su equipaje de mano, de lo cual ya tienen conocimiento tanto las aerolíneas como Grupo Aeroportuario del Sureste desde hace varios días, tras recibir la circular de la nueva restricción.

En primera instancia, son las aerolíneas las que harán dicha revisión; debido a los nuevos requerimientos del TSA, American Airlines recomienda a los clientes que pongan sus sustancias en forma de polvo de más de 12 onzas/350 mililitros –aproximadamente el tamaño standard de una lata de soda- en sus maletas registradas.

También te puede interesar: Cancún se coloca como el sitio favorito de los mexicanos

Prácticamente todas las aerolíneas han emitido comunicados en los que explican a sus clientes sobre esta nueva medida y hacen las recomendaciones pertinentes. Los polvos en los equipajes de mano pueden ser sometidos a revisiones adicionales, y si la partícula no puede ser identificada por los oficiales de seguridad, no serán admitidas en la cabina de la aeronave.

La Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) implementará las medidas de seguridad para el transporte de sustancias “en forma de polvo” en equipajes de mano. Ciertas sustancias serán exoneradas de revisiones adicionales, incluyendo fórmulas para bebés, polvos medicinales y restos humanos.

Los artículos que presenten adulteración, peso inusual, inconsistencia del contenido o estén en mal estado, serán reportados a la autoridad local de seguridad y a la TSA, y serán retenidos y dispuestos como mercancías peligrosas. Otro lineamiento a considerar es que las sustancias en polvo que se compren en el “Duty Free” de los aeropuertos, que superen el peso señalado, deben estar selladas y en una bolsa Secure Tamper Evident (STEB).

Finalmente, aquellos artículos en polvo que sean detectados por seguridad en las salas de abordaje no podrán transportase ni en el equipaje de mano ni en bodega. Esta política no aplica a vuelos saliendo de Estados Unidos o sus territorios, pues el TSA ya implementó procedimientos mejorados en sus puntos de seguridad.