Jocelyn Díaz/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- Tremenda velada ofreció Zoé el sábado en la Plaza de Toros de Cancún, donde más de cinco mil personas corearon a dueto con León Larregui sus más grandes éxitos, así como los temas de su nueva producción discográfica Aztlán, la cual promociona en su gira Zoé Tour 2018.

Cientos de fanáticos se dieron cita en la Plaza de Toros para disfrutar una vez más de su banda favorita Zoé, quien recientemente visitó la ciudad junto con la gira Tecate Location, en donde compartió escenario con varias bandas más; sin embargo, muchos de sus seguidores quedaron con ganas de más y arribaron al recinto con la ilusión de disfrutar de un concierto más personal, sólo ellos y la banda liderada por el talentoso León Larregui.

También te puede interesar: Zoé regresa a Cancún con un gran concierto

La plaza abrió sus puertas, jóvenes, adultos y uno que otro pequeño tomaron sus localidades y fue a las 9:30 que apareció en el escenario Salvador y el unicornio, banda originaria de Guadalajara, Jalisco, quienes ofrecieron a los asistentes su propuesta de rock retro futurista, la cual fue bien aceptada y la gente quedó prendida, lista para lo mejor.

Cerca de las 10 de la noche, ataviado con pantalón de mezclilla negro y un chal estampado con un mandala en la espalda, apareció León Larregui quien sin más comenzó a interpretar el repertorio que traía preparado para la gente de Cancún, el cual contenía temas como “Arrullo de estrellas”, “Paula”, “Soñé”, “Azul” que se desprende de su nueva producción Aztlán, entre otros.

Desde que León tomó el micrófono, la Plaza de Toros no dejó de vibrar y corear cada uno de los temas que Zoé ha colocado en los primeros lugares de las listas de popularidad, la gente apasionada disfrutaba de la buena vibra que emanan los músicos, en especial Larregui quien no paró de bailar y disfrutar cada uno de los acordes de su propia música, transmitiendo la pasión que le tiene al escenario y el amor que le tiene a su público, no en vano son considerados como una de las mejores bandas de Latinoamérica.

El tiempo transcurrió y la energía no bajaba de nivel, Labios rojos, Nada, Reptilectric y Love fueron rolas que elevaron la euforia del público e hicieron estallar de adrenalina la Plaza de Toros; cerca de las 11 de la noche la banda abandonó el escenario y las luces de más de 5 mil celulares se encendieron pidiendo que regresaran y así fue, minutos después aparecieron de nuevo para interpretar cuatro canciones más y al final despedirse de su público fiel, “los queremos, los queremos mucho, son como familia, Cancún es un lugar que nos gusta mucho y de tanto que venimos ya nos sentimos como locales”, apuntó León Larregui, quien no recibió más que aplausos y gritos como símbolo del amor que el público le tiene a él y a su banda, así sin contratiempos y con una energía fenomenal se vivió uno de los que han sido los mejores conciertos del año en la ciudad.