15 de Diciembre de 2017

Opinión QRoo

Años de oro en la cultura

Durante los tiempos del Instituto Quintanarroense de la Cultura (IQC) bajo el gobierno de Pedro Joaquín Coldwell...

Compartir en Facebook Años de oro en la culturaCompartir en Twiiter Años de oro en la cultura

Durante los tiempos del Instituto Quintanarroense de la Cultura (IQC) bajo el gobierno de Pedro Joaquín Coldwell unas de las creaciones más importantes fueron el Sistema Quintanarroense de Comunicación Social –pionero en su propósito–, la Biblioteca Central Javier Rojo Gómez y el Museo de la Isla de Cozumel como organismos que no quedaron bajo su tutela, pero el impacto del IQC y del interés del segundo gobernador por el tema cultural llegó a Bacalar con la restauración del magnífico fuerte de Bacalar como recinto museográfico, que cede el INAH.

Nace el Archivo General del Estado atendido de manera que diríamos casi amorosa por la desaparecida Teresa Gamboa Gamboa. La gestión del gobierno joaquinista ante la federación permitió la creación de la federal Unidad Regional de Culturas Populares de Felipe Carrillo Puerto.

En este espacio solemos llamar al gobernador Miguel Borge Martín (1987-1993) el gobernador cultural de Quintana Roo, pues se crearon las piedras angulares de la cultura quintanarroense entendida como un merecimiento básico de un estado libre y soberano.

Se realizan diversas obras que quedan bajo la tutela del IQC, como las Casas de la Cultura en Bacalar, Kantunilkín, Isla Mujeres, Felipe Carrillo Puerto y Cancún; los museos de la Cultura Maya en Chetumal y el de la Guerra de Castas en Tihosuco, la Maqueta de Payo Obispo, la Casa Internacional del Escritor y las Escuelas Estatales de Música y de Danza, amén de que con la donación de instrumentos musicales hecha por el gobierno de Japón gracias a la entrega de una pareja de manatíes al acuario de Osaka, el gobierno estatal decide crear la Orquesta Sinfónica de Quintana Roo, que por cierto no resultó como se hubiera querido pues los músicos filarmónicos, casi inexistentes en el estado, tuvieron que ser “importados”, lo que resultaba muy caro.

Luego seguimos con la historia, pues los primeros años con los tres primeros gobernadores fueron de grandes esfuerzos y notables aciertos, especialmente con el doctor Borge, pero luego hay altibajos y hasta abandonos motivados más por la política que por el aprecio a la vida cultural de la joven entidad, pero hablábamos en Café Negro de que la reposición del Instituto Quintanarroense de la Cultura como parte de la reingeniería del gobierno de Carlos Joaquín González que ya aprobó la muy activa XV Legislatura que encabeza Eduardo Martínez Arcila, que ya no dependerá de la obesa Secretaría de Educación como subsecretaría –donde llegó a lo subterráneo en su nivel y utilidad–, es una gran oportunidad para retomar esa era de intensidad constructiva tanto de obras como de instituciones y bienes culturales.

Continuaremos el sábado con la necesidad de atender a todo el estado y dejar atrás el abandono del norte y en particular de la más poblada de nuestras ciudades, Cancún, pues prácticamente todas las actividades culturales son de la iniciativa privada.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios