23 de Enero de 2018

Quintana Roo

Club de los Años Dorados, una nueva esperanza para los abuelitos

Un total de 200 personas de la tercera edad asisten de lunes a viernes a practicar diversas actividades.

Familiares y amigos de los miembros del club asistieron al festival de aniversario. (Tomás Álvarez/SIPSE)
Familiares y amigos de los miembros del club asistieron al festival de aniversario. (Tomás Álvarez/SIPSE)
Compartir en Facebook Club de los Años Dorados, una nueva esperanza para los abuelitos Compartir en Twiiter Club de los Años Dorados, una nueva esperanza para los abuelitos

Dafné Camacho/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- Ya no quisieron continuar siendo sólo los abuelos, ahora cantan, bailan y forman parte de talleres que les han ayudado a hacer lo que nunca se atrevieron, ser personas talentosas y sentirse rejuvenecidas. Beatriz Esquivel Ancona, presidenta del club Los Años Dorados de la Tercera Edad, A.C., dio a conocer que con este festival de aniversario número 23, la familia puede disfrutar mediante una demostración, las actividades que sus padres o abuelos aprendieron.

Un día ocupado para los abuelitos 

Son 200 personas las que de lunes a viernes de 8 a 14 horas acuden al club para tomar en diferentes días gimnasia, tai chi, yoga, pintura, baile folklórico, danzón, teatro, computación, tejido, manualidades, entre otros. Esquivel Ancona, dijo que conocer que las personas de la tercera edad cuando descubren lo que pueden hacer, se sienten realizados y a veces mejoran su actitud, pues se sienten útiles y activos.

La presidenta cuenta que hay muchas historias de amor, pero el más memorable es de una señora que a los 78 años conoció a un señor del club con el que se casó y ahora ya tienen seis años juntos.

Les regresan la alegría 

Roberto González González, dice que luego de la muerte de su madre hace nueve años, su padre de 90 años, se deprimió y se volvió más tímido, lo llevaron al club con la esperanza de que se distrajera y mejorara su estado anímico y ya cumplió ocho años con clases de teatro, danza y taichi, lo que se ha visto reflejado en su carácter, pues ahora es más alegre y sociable.

Enfermera y jubilada desde hace 20 años, Lucy Aldama Macías de 70 años, se dedicó a ser abuela de 10 nietos que pasaron toda su niñez bajo su cuidado, como ellos iban creciendo poco a poco se fue quedando sola y cayó en depresión; se acercó al club en donde lleva teatro, baile folklórico, tai chi, música y gimnasia. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios