Araceli Pszemiarower enaltece la cultura ancestral

Combinando el teatro de sombras con sus bellos títeres, la titiritera, cancunense de corazón, narra una bella historia en el montaje “Monedas de Chocolate. Una historia en el Mayab” con la que recorrerá varios puntos de la república mexicana.

|
Foto: Cortesía
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

Reuniendo títeres de guiñol, de mesa y títeres de sombra, Araceli Pszemiarrower y su compañía Lunares, teatro de objetos, da vida a la bella historia de Kookay, una pequeña niña maya que recorre la selva junto a sus abuelos, compartiendo el conocimiento de quienes les precedieron. Pero la llegada desde el mar de un comerciante, su hija Yohualli y un grupo de soldados, en una avanzada del Imperio, trastoca el cotidiano y pone en riesgo la supervivencia de la comunidad. 

En medio del enfrentamiento de estos mundos, y por encima de ellos, surge la amistad entre las jóvenes. Un ejercicio de sororidad que transformará la concepción de la realidad y de los destinos de ambas jóvenes. El cacao, una semilla ancestral llena de mitos, leyendas y tradiciones, presente en todas las culturas originarias de México, se convierte en esta historia en el símbolo de dos concepciones acerca de  la vida, de lo sagrado y lo profano, y del amor que media entre ellas. 

Foto: Cortesía

Monedas de chocolate es uno de los proyectos que resultaron seleccionados de la convocatoria “Creación y Circuito de Títeres y Objetos” apoyada por la Secretaría de Cultura a través del Centro Nacional de las Artes y del proyecto Chapultepec, Naturaleza y Cultura. 

“Acceder a este premio es en sí mismo la manifestación de que el trabajo que hemos venido realizando desde hace años con Lunares, está en el camino correcto, y nos da la pauta para seguir creando y creciendo en el mismo sentido que estamos: llevando teatro donde no hay, acercando a las niñas y niños de todas las edades historias para reflexionar, para emocionarse y disfrutar, sin caer en el entretenimiento hueco o importado. De los cuatro estados que integran nuestro circuito, solo fuimos seleccionados dos de Quintana Roo”, comparte en exclusiva para Novedades la gran maestra titiritera, quien desde hace casi una década radica en Cancún y lo representa orgullosa. 

“Por otro lado, es la primera vez que Lunares puede contar con apoyo económico para hacer una producción más importante. Esto nos dió la posibilidad de convocar a otros artistas a integrarse al proyecto, como el Mtro. Luis Rivera López en la dirección (desde Argentina y via zoom), el Pájaro Tooj  en diseño, Pablo García Robles en la animación de videos, así como integrar a grandes músicos de Cancún para que participen en las canciones que contiene la obra (como en todas las obras de Lunares), con letra mía y música, arreglos y dirección del maestro Jorge Coulin”, refirió.

Foto: Cortesía

Compartió que este proyecto les dio la oportunidad de experimentar nuevas posibilidades dentro del mundo de los títeres, como la inclusión de videos, y crear un dispositivo escénico más importante, que tuvo que ser portátil para poder moverlo por diversos puntos del estado.  

“Finalmente, el apoyo nos permite seguir llevando el teatro donde más se requiere, por eso apostamos a presentarnos en este circuito en comunidades más pequeñas, como José María Morelos en Quintana Roo, Tecoh en Yucatán o Palizada en Campeche, donde estaremos el 2 de diciembre próximo”, puntualizó, además de compartir que pronto presentará esta obra en Cancún. 

Cargando siguiente noticia