21 de Junio de 2018

Quintana Roo

Asaltan a 30 pasajeros de ADO que viajaban de Cancún a Veracruz

Los afectados acusan a la empresa Autobuses de Oriente de desentenderse del robo.

Las víctimas del robo con violencia acudieron el 11 de abril a la Central de Autobuses de Veracruz con el fin de solicitar ayuda a ADO. (Foto de Contexto/Internet)
Las víctimas del robo con violencia acudieron el 11 de abril a la Central de Autobuses de Veracruz con el fin de solicitar ayuda a ADO. (Foto de Contexto/Internet)
Compartir en Facebook Asaltan a 30 pasajeros de ADO que viajaban de Cancún a VeracruzCompartir en Twiiter Asaltan a 30 pasajeros de ADO que viajaban de Cancún a Veracruz

Agencias
CANCÚN, Q.Roo.- Treinta pasajeros de un autobús de la línea ADO GL, que cubría la ruta Cancún-Veracruz, fueron asaltados por un comando, la madrugada del pasado miércoles en la carretera de Champotón, en Campeche, según publica Proceso en su portal web. 

Los afectados acusan a la empresa Autobuses de Oriente de desentenderse del robo, la reparación del daño e incluso aseguran que ha hostigado a los viajeros para que se desistan de exigir justicia.

Incluso, el encargado jurídico de ADO en Veracruz, Daniel García, sabiendo el atraco que sufrieron los clientes, les ofreció un descuento de 50% a quienes necesitaran trasladarse a otra ciudad o estado.

El asalto con violencia ocurrió la madrugada del 10 de abril. El hecho quedó asentado en la Agencia del Ministerio Público en Champotón con el folio CH-216/Champ/2013 y un día después en el Puerto de Veracruz, en la Agencia Segunda del Ministerio Público Especializada en Conciliación con la constancia de hechos 536/2013, que demanda que la empresa responda por los agravios a los pasajeros de la ruta Cancún-Mérida-Champotón, con destino final en la ciudad de Veracruz.

Patricia, una de las viajeras agraviadas que encabeza la inconformidad contra ADO, relata que durante el asalto el autobús 8126 con placas 963-HY-6 permaneció retenido en un paraje solitario por más de 60 minutos.

Aseguró que la empresa fue incapaz de localizar la unidad o detectar una irregularidad en la ruta de viaje, pese a que presume contar con localizadores GPS y radares de última tecnología.

“Yo no sabía lo que estaba pasando, venía dormida, cuando uno de los pasajeros, todo tembloroso, con puñados de billetes en las manos, me dice que entregara mi dinero, que nos estaban asaltando”.

Agrega:“Alguien en la parte delantera gritó: ‘¡entreguen sus alhajas, celulares, dinero y dejen ahí sus bolsas en los asientos, bajen del autobús!’. Una señora que venía junto a mí, de avanzada edad, preguntó por qué lo hacían. Uno de los asaltantes contestó que lo tenían que hacer, que era culpa del gobierno, por la pobreza y porque no había trabajo”.

Durante el robo, según testimonios, las mujeres fueron obligadas a bajar y manoseadas por dos delincuentes; a algunas les tocaron los genitales.

Después del atraco, un chofer aseguró que uno de los asaltantes se paró frente al autobús, en una zona de topes vibradores, para obligarlo a abrir la puerta a punta de pistola.

Las irregularidades del viaje, agrega Patricia, ocurrieron desde el principio, pues ella y otros pasajeros pagaron un servicio ejecutivo de ADO Platina a un precio de mil 206 pesos; sin embargo, la ruta Mérida-Veracruz en la que ella y otros viajeros abordarían un autobús de lujo, fue cancelada y sin explicación alguna los empleados le ofrecieron el ADO GL como única opción.

Ya en la Agencia del Ministerio Público de Champotón, los tripulantes del camión ADO GL solicitaron la intervención de la Policía Federal para que los escoltaran hasta salir del estado, pero los oficiales policiacos y los de la Procuraduría de Justicia de Campeche se rieron de ellos, añade.

Las víctimas del robo con violencia acudieron el 11 de abril a la Central de Autobuses de Veracruz (CAVE) con el fin de solicitar ayuda a ADO, que sólo les ofreció garantizar el boleto de retorno a sus respectivas ciudades, con un descuento del 50%.

“Ahí, el jurídico Daniel García se negó a ofrecernos una copia de la póliza de seguro del viajero, la cual tengo entendido nos ampara contra posible robo. Ante nuestra insistencia y la ausencia del gerente, empleados de Seguridad CESSPA, compañía que trabaja para ADO, me sometieron y me encerraron hasta que la Marina llegó y puso orden para que los de seguridad me soltaran”.

Patricia muestra las huellas de moretones y arañazos en su brazo ocasionados por los empleados de CESSPA con el fin de intentar calmarla y que desistiera de exigir la reparación del daño o el apoyo de ADO para pedir a las autoridades una investigación.

“Es una muestra de desidia de la empresa, pese a que su eslogan es: ‘viaja seguro con nosotros’. Hay una irresponsabilidad frente a un hecho de violencia que sufrimos los pasajeros y una respuesta igual de violenta”, señala Patricia.

Indica que hace unos días le hablaron de Champotón, Campeche para comunicarle que habían aparecido algunas pertenencias robadas, entre ellas una maleta con dos tabletas (iPad) y teléfonos celulares y junto a ellos, el cuerpo sin vida de uno de los asaltantes.

Aunque de las joyas, dinero en efectivo, tarjetas de crédito y otros objetos robados, las autoridades no supieron dar razón, tampoco del paradero del resto de los delincuentes.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios