Prevén mercado negro de comida chatarra

La Asociación Nacional de Abarroteros Mayoristas (Anam) señaló que esto se deberá a los incrementos causados por el IVA.
|
Las empresas que fabriquen sus productos en sucursales en América del Sur venderían su mercancía a personas que busquen introducirlas al país. (Hugo Zúñiga/SIPSE)
Las empresas que fabriquen sus productos en sucursales en América del Sur venderían su mercancía a personas que busquen introducirlas al país. (Hugo Zúñiga/SIPSE)

Oskar Mijangos/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- A través de un comunicado, la Asociación Nacional de Abarroteros Mayoristas (Anam) señaló que los incrementos causados por el Impuesto al Valor Agregado (IVA) en 16%, detonarán un “mercado negro” de comida “chatarra”, especialmente en la frontera norte y sur del país.

De acuerdo con la Anam, las empresas que fabriquen sus productos en sucursales en América del Sur venderían su mercancía a personas que busquen introducirlas al país, cambiando las pacas de ropa por pacas de comida “chatarra”.

La asociación señala que la mayoría de las personas “viven al día” y acuden a las pequeñas tiendas de abarrotes para complementar las compras realizadas en los centros comerciales.

El comunicado también indica que las principales ventas durante 2013 se registraron en alimentos envasados, productos para el cuidado del hogar e higiene personal, así como alimentos para mascotas.

Un abarrotero indicó a Novedades de Quintana Roo que si bien oferta diversos productos tanto de la canasta básica como los denominados “chatarra”, son estos últimos los que mayor ganancia le generan, pues la despensa la realiza la mayoría de sus clientes en los grandes centros comerciales.

Los productos que más vende son refrescos, galletas y frituras, junto con la comida para perro; de abrirse el “mercado negro”, el buscaría abastecer 50% de su comercio con los productos que entren por la frontera.

Rodrigo Cocom Morales, guardia de seguridad, ha optado por disminuir su consumo de refresco, regularmente acompañaba cada comida con una bebida de 600 mililitros, ahora, la ha cambiado por una de litro y medio para todo el día, gastando hasta 10 pesos menos en promedio, dijo.