10 de Diciembre de 2017

Chetumal

Reforestan zonas coralinas de Áreas Naturales Protegidas de Q. Roo

Se han regenerado 10 colonias de la especie 'Acropora palmata', que se encuentra en Lista Roja de la IUCN.

Los viveros consisten en la colocación de estructuras cuadrangulares hechas con tubos de PVC hidráulico. (Redacción/SIPSE)
Los viveros consisten en la colocación de estructuras cuadrangulares hechas con tubos de PVC hidráulico. (Redacción/SIPSE)
Compartir en Facebook Reforestan zonas coralinas de Áreas Naturales Protegidas de Q. RooCompartir en Twiiter Reforestan zonas coralinas de Áreas Naturales Protegidas de Q. Roo

Claudia Martín/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- Lo que inició como un proyecto de reforestación coralina en cinco Áreas Naturales Protegidas de Quintana Roo, se ha convertido en un ejemplo a nivel nacional. El programa inició en el Parque Nacional Sistema Arrecifal Veracruzano en 2007.

Sin embargo, este año Oceanus, en colaboración con la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) y diversas instituciones, organizaciones y cooperativas pesqueras,  lo que les valió el Reconocimiento a la Conservación de la Naturaleza 2014 por su contribución a la conservación y restauración de los arrecifes de coral en el Golfo de México y Mar Caribe, mismo que replicaron el programa en:

  • el Parque Nacional  Arrecife Alacranes,
  • Parque Nacional Arrecifes de Xcalak,
  • Parque Nacional Arrecifes de Puerto Morelos,
  • Área Marina de Influencia del Parque Nacional Tulum,
  • Reserva de la Biosfera Sian Ka’an,
  • Reserva de la Biosfera Arrecifes de Sian Ka’an y
  • Reserva de la Biosfera Banco Chinchorro.

Miguel Ángel García Salgado, representante de la asociación civil, informó que una de las metas al 2020 es el incremento de 10 colonias de Acropora palmata en 10 sitios de arrecife mesoamericano para promover una restauración activa y reiniciar una conectividad entre la región.

Protegen el Acropora palmata

Destacó que desde hace varios años el Acropora palmata fue declarado como especie bajo protección especial por las Normas Mexicanas (NOM-059) y se encuentra en la Lista Roja de la IUCN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza) y de ahí partió la intensión del proyecto.

“A la fecha, cuenta con más de ocho mil colonias de coral trasplantadas a los diferentes arrecifes que han sido afectados por las condiciones climatológicas, huracanes, tormentas o mediante accidentes humanos, como pueden ser los encallamientos de navíos”, expuso.

Manifestó que con el programa de restauración pretende iniciar los procesos de recuperación de los servicios ecológicos y ambientales de la especie, así como  de la abundancia de otras especies de importancia ecológica y económica y de la salud de la cadena trófica del sistema arrecifal.

La recuperación de esta especie en las crestas del arrecife permitirá la protección de las costas y la formación de playas, se traduce en bienes ambientales principalmente para los pobladores de las zonas costeras.

“La Acropora palmata es una de las principales especies de coral considerada como formadora de arrecifes. Las colonias de esta especie han sido estimadas como elementos ecológicamente irremplazables dentro del ecosistema arrecifal. La reducción de sus poblaciones ha causado modificaciones en el paisaje del arrecife, con implicaciones como la pérdida de hábitats y estructura relacionado con la disminución de especies de peces e invertebrados, y el decline de los servicios ecosistémicos”, expresó.

Proyectos de viveros sumergidos

Los viveros consisten en la colocación de estructuras cuadrangulares hechas con tubos de PVC hidráulico, con una capacidad aproximada de 30 fragmentos por cada estructura, para los Viveros Fuente (VF), y con  capacidad de 70 fragmentos cada estructura, para los Viveros de Estabilización (VE).

“La estructura se mantiene sumergida a una profundidad de entre uno y dos metros, levantada aproximadamente 30 centímetros del fondo y fijada al sustrato con la finalidad de facilitar la estabilización y crecimiento de fragmentos de coral para el traslado posterior a las áreas definidas de restauración. Cada fragmento es colocado en un conector para facilitar su manejo y trasplante posterior evitando el maltrato del tejido vivo por contacto”, explicó García Salgado.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios