26 de Septiembre de 2018

Chetumal

En peligro, especies protegidas en Bacalar

Dentro del reglamento de operaciones de la Apriqroo no se contempla protección a especies nativas.

Representantes de la Asociación Civil Municipio 10 aún esperan que esta dependencia incluya la protección de los estromatolitos. (Javier Ortiz/SIPSE)
Representantes de la Asociación Civil Municipio 10 aún esperan que esta dependencia incluya la protección de los estromatolitos. (Javier Ortiz/SIPSE)
Compartir en Facebook En peligro, especies protegidas en BacalarCompartir en Twiiter En peligro, especies protegidas en Bacalar

Javier Ortiz/SIPSE
BACALAR, Q. Roo.- Representantes de la 'Asociación Civil Municipio 10' están a la expectativa de que la Administración Portuaria Integral de Quintana Roo (Apiqroo) incluya la protección del caracol chivita, de los estromatolitos y los manglares dentro del reglamento de operaciones que aplicará una vez que comience a administrar operaciones en la laguna de Bacalar.

Raúl Omar Santana Bastarrachea, representante de dicha agrupación de ciudadanos, dio a conocer que hace casi un mes presentó a los propietarios de terrenos ubicados a orillas de la Laguna, prestadores de servicios turísticos y autoridades municipales, el reglamento que aplicará en ese vaso de agua.

También te puede interesar: Embarcaciones dañan a piedras vivientes de Bacalar

Sin embargo, el documento sólo contemplaba aspectos de contribución económica, es decir, que podrán utilizar desde donde comienza el lecho lagunar hasta 100 metros adentro para dar concesiones para atraques, para muelles, instalaciones portuarias, palafitos y otras construcciones, incluso hoteleras, porque “el reglamento es permisivo”, dijo.

Pero en ningún apartado se observaron restricciones para construcción ni la protección de especies vulnerables que habitan en el cuerpo lagunar.

Problemas de contaminación

Puntualizó que el reglamento presentado hace unos días parece una copia del reglamento de la presa o laguna de Valle de Bravo, en el Estado de México, a decir por las especificaciones presentadas, sin embargo, ese cuerpo de agua actualmente presenta severos problemas de contaminación, dijo.

Abundó que en el caso de la Laguna de los Siete Colores, se requiere tomar en cuenta la fragilidad de su ecosistema, por lo que enviaron un documento al titular de la Apiqroo, donde solicitan sean tomados en cuenta estos puntos que consideró importante para que se formen áreas de protección dentro de la Laguna.

Los integrantes de dicho comité ciudadano afirmaron que en la conformación de dicho reglamento no se tomó en cuenta la opinión de las organizaciones civiles, como debió realizarse, pues así lo requiere la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) para la integración de un comité de operaciones.

Señalaron que desde enero del 2014 se otorgó la concesión a la Apiqroo, lapso en el que se debió realizar el asentamiento ante el Registro Público de la Propiedad, consultas con la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) y la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), como instancias defensoras del medio ambiente, y la integración del comité de operaciones donde deberán estar representadas autoridades de los tres niveles de gobierno y la sociedad civil.

En caso de no ser tomadas en cuenta las observaciones que hicieron, acudirán ante el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda), que es un organismo de defensa ecológica y que cuenta con abogados de este ramo, para buscar una defensa legal, además pedirán una revisión a todo el sistema hidrológico del sur de Quintana Roo, tomando en consideración que la Laguna Bacalar, no es un ecosistema aislado.

Sistema hidrológico 

Forma parte de un sistema hidrológico peninsular que está compuesto por el río Hondo, la Bahía de Chetumal, Laguna Guerrero, Raudales, Laguna Esmeralda, los lechos lagunares cercanos y cenotes, según señalaron.

Consideraron que de no adoptarse medidas ahora, la laguna de Bacalar corre el riesgo de depredación dentro de algunos años, ya que el reglamento que les dieron a conocer, insistió, es permisivo.

“Actualmente hay un registro de 50 embarcaciones. En dos años habrán 500 y en 10 años quizá mil y se va acabar el ecosistema lagunar por la contaminación que pueda traer consigo”, afirmaron.

Un estudio realizado por el Laboratorio de Ecología Bacteriana del Instituto de Ecología de la Universidad Autónoma de México (UNAM), reveló la fragilidad del ecosistema de la Laguna Bacalar, principalmente de los Estromatolitos, que de acuerdo a la doctora Luisa  I. Falcón, quien encabezó el estudio, urgía acciones de protección, tales estudios fueron Apresentadas a autoridades de la misma Apiqroo, Profepa, Semarnat, la Procuraduría Estatal del Medio Ambiente y la Secretaría de Ecología y Medio Ambiente (SEMA).

Cabe subrayar que el caracol chivita es una especie protegida a nivel local, mientras que los manglares están cobijados por la NOM 059 SEMARNAT-2010 y considerados en la categoría RAMSAR, referente al uso racional de humedales.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios