Piden autorización para crear parque solar en Bacalar

La inversión será de 150 millones de dólares y estaría en el ejido Aarón Merino Fernández.
|
(Pixabay)
(Pixabay)

Javier Ortiz/SIPSE
BACALAR, Q. Roo.- La empresa Enera Energy México solicitó a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) autorización para desmontar 263 hectáreas de selva mediana subperennifolia en Bacalar, donde se invertirán 150 millones de dólares para instalar un parque solar que generará energía eléctrica.

El proyecto se ubicaría en dos predios del ejido Aarón Merino Fernández, con superficies de 278 y 61 hectáreas cada una denominadas “La Blanca” y “El Pedregal”, que se encuentran a la altura del kilómetro 38 de la carretera federal 307, Reforma Agraria–Puerto Juárez, a escasos 10 kilómetros de la cabecera municipal.

También te puede interesar:  Cancún podría tener su propia planta generadora de energía: Cenace

De acuerdo con la solicitud presentada ante la dependencia federal, el parque solar “San Felipe” constará de 91 módulos, y generará energía eléctrica en corriente continua, en una cantidad directamente proporcional a la radiación solar existente.

La energía solar será convertida en corriente alterna por los inversores primero, después a través de los transformadores y la red de media tensión.

De acuerdo con el documento, la fase de operación iniciará una vez que termine la etapa de construcción e instalación y cuando se realice la interconexión de la línea de distribución a la subestación Xul Há, que transmite la energía a la red nacional.

Durante la preparación del terreno, se generarán restos vegetales y tierra orgánica como resultado de los trabajos de desmonte y despalme de las áreas del predio.

Se prevé generar unas 24 mil 120 toneladas de residuos vegetales; entre los residuos existen elementos que pueden tener algún aprovechamiento maderable, por lo que no se descarta el interés público o privado por ellos.

El proyecto se acoge al Programa de Ordenamiento Ecológico Territorial de la Región Laguna de Bacalar, publicada en el Periódico Oficial del Estado en 2005, ante la falta de un ordenamiento actualizado, como el Programa de Ordenamiento Ecológico Local y Programa de Desarrollo Urbano que responda a la actualidad de Bacalar, lo que está siendo aprovechado por ejidatarios para devastar la selva para proyectos de este tipo, de acuerdo con ambientalistas locales.