17 de Noviembre de 2018

Chetumal

Se quejan que normas de salud perjudican a ‘changarros’

Según el Ayuntamiento, de 385 negocios de alimentos, 80 se encuentran en la zona rural.

Vendedores señalan  que al día ganan entre 60 y 70 pesos, dificultando los costos de trámites de sanidad. (Javier Ortiz/SIPSE)
Vendedores señalan que al día ganan entre 60 y 70 pesos, dificultando los costos de trámites de sanidad. (Javier Ortiz/SIPSE)
Compartir en Facebook Se quejan que normas de salud perjudican a ‘changarros’Compartir en Twiiter Se quejan que normas de salud perjudican a ‘changarros’

Javier Ortiz/SIPSE
BACALAR, Q. Roo.- Propietarios de pequeños negocios ambulantes y semi fijos de las comunidades rurales de Bacalar se quejaron por las medidas sanitarias a las que son sujetos por el Ayuntamiento y por el cual tienen que pagan hasta 260 pesos de tarjeta.

Lucía Hu Poot, habitante de la comunidad de Margarita Maza de Juárez, señaló que cuenta con un pequeño negocio donde expende antojitos por las mañanas y noches para ayudar con su gasto familiar.

También te puede interesar: Productores de Bacalar se dicen víctimas de gestores

Sin embargo, dijo que para ello tiene que cumplir con ciertos requisitos que consideró excesivo porque la actividad que realiza no es intensa y apenas alcanza para cubrir algunos gastos.

“Cuando mucho gano 60 o 70 pesos diarios, sólo para ayudarme”, afirmó la también ama de casa.

Ana Escobar Náhuatl de la localidad de Altos de Sevilla, acudió a las oficinas municipales para renovar su dictamen de salud, uno de los requisitos que le solicitan para permitir el funcionamiento de su pequeño negocio de carnicería, frutería y abarrotes.

A pesar de que se trata de un negocio más establecido, la economía que genera es baja porque se encuentra en una localidad rural lo cual no se compara con la cantidad de ventas diarias que se puede realizas en un centro urbano.

“Estoy de acuerdo que debemos adoptar medidas para evitar contagiar los productos que manipulamos, pero el pago que hacemos, por muy poco que sea, nos lesiona”, dijo.

Para Bertha Georgina Tavera Rosales, coordinadora de Salud Municipal, todos los negocios que tienen que ver alimentos tienen que sujetarse a las normas de sanidad para proteger la salud de las personas.

Según los datos del Ayuntamiento, de 385 negocios del giro de alimentos, 80 se encuentran localizadas en comunidades rurales, las cuales también deben estar sujetas a revisión, principalmente purificadoras de agua, fondas, venta de aguas frescas y de antojitos, entre otros.

“Son normas, requisitos y cobros que se establecieron desde que Bacalar era gobernado por un Consejo Municipal”, aseguró la funcionaria.

Para los que expenden alimentos es obligatorio  contar con tarjeta de salud y utilizar gorra, mandil, calzado cerrado, agua clorada y jabón para lavado de manos, toallas de papel desechable, bote de basura con tapa y bolsa de plástico.

Además es necesario que exista una persona asignada para el cobro o en su defecto, utilizar bolsa de plástico.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios