20 de Septiembre de 2018

Quintana Roo

Mal clima pone en ‘apuros’ a pescadores y restauranteros

Por el fuerte oleaje los ‘hombres del mar’ no han salido a pescar en los últimos días.

Algunos pescadores han tenido que ir a otras zonas del Caribe a buscar  especies. (Contexto/Internet)
Algunos pescadores han tenido que ir a otras zonas del Caribe a buscar especies. (Contexto/Internet)
Compartir en Facebook Mal clima pone en ‘apuros’ a pescadores y restauranteros Compartir en Twiiter Mal clima pone en ‘apuros’ a pescadores y restauranteros

Amaury Rodríguez/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- El oleaje de la última semana sobre las costas de Puerto Juárez ha impedido a los pescadores salir a buscar el producto, asegura el jefe de ventas de la Cooperativa “Litorales del Caribe”, Carlos Chan Poot.

También te puede interesar: Corriente favorece el estudio de langosta 

El problema se complica aún más para las cooperativas de Puerto Juárez, esto por la veda del pulpo y langosta que empezó en marzo del presente año.

“El viento no permite que nosotros podamos traer mucho pescado y lo que congelamos por las vedas se nos está acabando. Aproximadamente vendemos 30 kilos diarios de langosta y el doble de pulpo”, dijo Carlos Chan Poot, quien mantiene los precios de los animales en veda: a 90 pesos el kilo de pulpo y a 120 pesos el kilo de langosta.

Los 15 pescadores de la Cooperativa “Litorales del Caribe” han tenido que ir a otras zonas del Caribe a intentar solventar el negocio que no sólo los afecta a ellos sino también a las pescaderías y restaurantes.

Bajas ventas

Después de la derrama económica de Semana Santa, la demanda de mariscos ha ido a la baja y las pérdidas económicas también, dijo Carlos Chan Poot, coincidiendo con las versiones de Mauro Amati Vecci, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac), y Julio César Rodríguez, encargado de la pescadería la “Pesca”.

Las distintas pescaderías del Mercado 23 de Cancún revelaron que cerraron caja a la baja en el primer cuatrimestre del año y el sector restaurantero afirma que son ellos los que absorben la pérdida más grande del negocio de compra y venta de animales marinos.

“El cliente que tenemos tiene un menú y está acostumbrado a tenerlo al mismo precio todo el año. No es ningún secreto que muchos de los proveedores congelan el producto para venderlo cuando está en veda porque saben que va a subir el precio. Ellos nos suben los precios y ese costo extra lo asumimos nosotros como restauranteros, excepto en la langosta. También baja la calidad y concluimos que con el paso de los años va estar peor porque siempre habrá más vedas”, dijo Mauro Amati Vecci.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios