12 de Diciembre de 2018

Quintana Roo

Usa influencias para evadir sanción

Con un par de llamadas un militar impidió que policías de Chetumal se llevarán al corralón el automóvil de su esposa, el cual al ocasionar un accidente vial, fue descubierto con placas sobrepuestas.

El militar se comunicó con el jefe de corporación policíaca, quien dio la orden de dejar ir a la coductora y la unidad, esta acción molesto a los uniformados. (Redacción/SIPSE)
El militar se comunicó con el jefe de corporación policíaca, quien dio la orden de dejar ir a la coductora y la unidad, esta acción molesto a los uniformados. (Redacción/SIPSE)
Compartir en Facebook Usa influencias para evadir sanciónCompartir en Twiiter Usa influencias para evadir sanción

Redacción/SIPSE
CHETUMAL, Q.Roo.- Lo que parecía un simple accidente de tránsito estuvo apunto de ocasionar un enfrentamiento entre policías y militares, debido a que la unidad de un elemento del Ejército llavaba placas sobrepuestas.

El militar realizó varias llamadas para que no se llevaran la unidad, lo que molestó a los uniformados, ya que no consideraban justo que por tener influencias se salvarán de ser sansionados como cualquier ciudadano.

Información del parte policíaco señala que Julián Alvarez, de 35 de años de edad, manejaba su Nissan Tsuru blanco con placas de circulación UUL-67-32 por las calles de Chetumal, procedente de Huay Pix, acompañado de su esposa, ayer a las 12:10 horas. Cuando transitaba por la avenida Independencia con Plutarco Elías Calles, Marlene Morán Valente, de 38 años de edad, quiso incorporarse a la vía de rondamiento, atravesándose en el camino de Julián. 

El oriundo de Huay Pix se estrelló en el costado izquierdo de la camioneta Jeep con placas de circulación MEZ-16-74, propiedad de Marlene.

Los daños del Tsuru fueron de más de 500 pesos, ya que se le quebró el faro derecho, mientras que la camioneta sólo se llevó un rayón en la pintura del guardalodo izquierdo. 

Al llegar los elementos de Tránsito, les pidieron los datos a los implicados y resultó que la camioneta de Marlene tenían placas sobrepuestas.

Los uniformados estuvieron a punto de pedir una grúa para que se llevará la unidad al corralón, pero el marido de Marlene, un militar que se identificó como el Capitán Primero J. Rodríguez, quien realizó algunas llamadas, al parecer con el jefe de corporación policíaca, después de unos minutos, a los guardines les llegó la orden de dejar ir a la conductora con todo y unidad. 

 

 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios