19 de Septiembre de 2018

Quintana Roo

Cae profesor en un viejo truco en Kantunilkín

Lo engañaron diciéndole que se había ganado 100 mil pesos.

El maestro realizó el depósito que le solicitó el individuo. (Raúl Balam7SIPSE)
El maestro realizó el depósito que le solicitó el individuo. (Raúl Balam7SIPSE)
Compartir en Facebook Cae profesor en un viejo truco en KantunilkínCompartir en Twiiter Cae profesor en un viejo truco en Kantunilkín

 

Raúl Balam/SIPSE
KANTUNILKÍN, Q. Roo.- Rafael Tah Canul, un reconocido y experimentado profesor de Kantunilkín, fue timado con el viejo truco de haberse ganado 100 mil pesos en efectivo. 
 
Explicó que los hechos ocurrieron el sábado pasado y fue alrededor de las 11 de la mañana cuando recibió una llamada al número 8992145614 presentándose con el nombre de Rodolfo Torres Campo, del área de premios y sorteos de una empresa de telefonía celular.
 
La persona le dijo que se había ganado 100 mil pesos en efectivo, pero tenía que depositar dos mil pesos en efectivo para pagar los trámites del envío y adicional realizar cinco depósitos de 500 pesos en fichas de celulares.
 
Tah Canul relató que de inmediato acudió a un reconocido banco recién inaugurado para depositar los dos mil pesos en efectivo y además, realizó cuatro de los cinco depósitos de las fichas, porque se le acabó el dinero.
 
Los números proporcionados para las fichas fueron 7851057453, 7851049067, 2292672747, 7851006877 y 8991131368, a donde el timado depositó las recargas.
 
Refirió que por más de cinco horas se mantuvo esperando la llamada, tiempo durante el cual lo convencieron al proporcionarle el supuesto número de cheque de la cuenta y la clave de retiro para cobrar el premio. 
 
Sin embargo, a las cinco de la tarde fue cuando se percató que lo habían robado cuando dijo al sujeto que ya no tenía más dinero para depositar la última recarga de 500 pesos y como respuesta le respondió: “Consíguelo mi hijo”.
 
Enfatizó que regresó al banco para intentar cancelar el envío de los dos mil pesos en efectivo y ahí le informaron que segundos después fue retirado por Sergio Eduardo Medina López, en Reynosa, Tamaulipas.
 
Ante esa situación tomó la decisión de llamar desde el teléfono fijo de la casa de sus padres, al número dónde provino la llamada y ahí proporcionó otro nombre para preguntar si se había ganado un premio y le dijeron que sí aún cuando él había inventado ese nombre. 
 
La víctima para salir de dudas llamó al centro de atención de Telcel y ahí le informaron que esa empresa en ningún momento realiza sorteos.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios