Cancún: Sin empleo seguro 4 de cada 5 becarios de Jóvenes Construyendo el Futuro

Empresas no muestran interés por participar en el programa de becas de AMLO.
|
(Daniel Tejada/SIPSE)
(Daniel Tejada/SIPSE)

Por cada cinco jóvenes que se inscriben al programa de becas “Jóvenes Construyendo el Futuro”, solamente existe una plaza en una empresa para contratarlos, informó el titular del Instituto para la Juventud en Quintana Roo, Fernando Méndez.

El funcionario estatal explicó que en 2019 se destinaron a Quintana Roo 30 mil de estas becas, que incluye una aportación mensual de 3 mil 600 pesos para los jóvenes que desean capacitarse en un entorno laboral.

“Sin embargo, solamente 10 mil quintanarroenses se inscribieron en estas becas. Por eso esperamos que para la convocatoria de este año nos reduzcan el número a aproximadamente 15 mil, ya que de acuerdo a los datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía del cuarto trimestre del 2019, solamente 14 mil jóvenes en Quintana Roo no trabajan ni estudian; por tanto no necesitamos más becas”, puntualizó.

Aclaró que el año pasado la mayoría de los beneficiarios fueron colocados en el sector público, laborando en una dependencia ya sea estatal o municipal, debido a que muy pocas empresas se interesaron en formar parte de este programa para ofrecer un empleo de capacitación.

“En José María Morelos, por ejemplo, por cada joven que se inscribió a este programa, había solo una 0.2 empresa dispuesto a contratarlo. Ése es nuestro principal reto de este año: ingresar al sector privado a este programa federal”, puntualizó Fernando Méndez.

En el mismo tema, añadió que se están trabajando en medidas de mayor vigilancia para evitar que empresas o personas cobren a los beneficiarios el 50% del monto de la beca por sus “servicios”.

“Tendremos un monitoreo constante, que incluirá el análisis sobre lo que los jóvenes han aprendido en su trabajo, así como entrevistas para conocer si sus jefes les piden una comisión. Por otra parte, los contratos de los jóvenes serán por únicamente un año, y al término se le entregará una constancia así como un mes “de gracia” para colocarlo en el mercado laboral.

“Y al mismo tiempo que se le da de baja del sistema, para que no pueda volver a solicitar la beca, también se le va a incluir en un lista de bolsa de trabajo para que pueda ser contratado lo más pronto posible”, concluyó.