Cancún: Más de 240 mil trabajadores se quedan sin derecho a vivienda

Las constructoras consideran que las viviendas de interés social ya no son costeables.
|
La mayoría de las viviendas que se construirán este año será en la zona norte del estado. (Karim Moisés/SIPSE)
La mayoría de las viviendas que se construirán este año será en la zona norte del estado. (Karim Moisés/SIPSE)

Las viviendas de interés social, las únicas que están al alcance de los 242 mil trabajadores de Quintana Roo que ganan menos de tres salarios mínimos, ya no serán construidas este año por los desarrolladores inmobiliarios, quienes consideran que ese nicho ya no es costeable.

Ari Adler Brotman, presidente de la Cámara Nacional de Desarrollo y Promoción de la Vivienda (Canadevi) en la entidad, comentó que este año la prioridad para el sector son las viviendas de valor comercial más alto.

También te puede interesar: Recortan a Quintana Roo subsidios para vivienda

De esa manera, este año no se contemplan inversiones para aquellas viviendas, con un valor por debajo de los 400 mil pesos, que está enfocada a aquellas familias cuyos ingresos son menores a ocho mil pesos mensuales.

“El alto costo de la tierra, de los materiales de construcción y los trámites regulatorios nos impiden hacer vivienda de menos de 400 mil pesos. Creemos que al menos 50% de la demanda de vivienda no está siendo atendida y aunque nosotros seguiremos desarrollando, los que más lo requieren se están quedando sin ella. Este es un fenómeno no solo local sino a nivel nacional”, explicó el entrevistado.

La mayoría de las viviendas que se construirán este año serán en la zona norte, principalmente Benito Juárez y Solidaridad, aunque también se considera reactivar construcciones en Tulum.

El ritmo de construcción de vivienda que se mantenía de manera anual en la entidad era de 17 mil, que corresponde al número de casas que se colocaban a través de los diferentes financiamientos, impulsados por los subsidios de vivienda otorgados por el gobierno federal.

Quintana Roo llegó a ocupar el tercer lugar a nivel nacional en cuanto al monto recibido, donde una de cada dos casas tenía ese apoyo.

Explicó que de la mano con el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit) trabajan para buscar una fórmula que permita atender a quienes ganan menos de 2.8 salarios mínimos, ante las nuevas reglas en materia de subsidios impulsado por el gobierno federal.