12 de Diciembre de 2017

Cancún

 / Navidad

Cancunenses hacen sus compras de último minuto

Las familias se han concentrado en mercados y tiendas departamentales para encontrar todo lo necesario para el festejo de este 24 de diciembre.

Las tiendas de las grandes cadenas, se han convertido en el punto de concentración de la mayoría de la población. (Jesús Tijerina/SIPSE)
Las tiendas de las grandes cadenas, se han convertido en el punto de concentración de la mayoría de la población. (Jesús Tijerina/SIPSE)
Compartir en Facebook Cancunenses hacen sus compras de último minutoCompartir en Twiiter Cancunenses hacen sus compras de último minuto

 

Brisa Muñoz/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- A pocas horas de celebrar la Nochebuena, algunas partes de la ciudad se ven casi desoladas, pero hay puntos como los mercados y grandes tiendas departamentales, donde se han concentrado cientos de familias cancunenses para encontrar todo lo necesario para el festejo de este 24 de diciembre; aunque algunos tuvieron que reajustar su menú, ya sea por el precio o el desabasto de alguno que otro ingrediente.
 
Las tiendas de las grandes cadenas, se han convertido en el punto de concentración de la mayoría de la población, estacionamientos llenos, largas y tediosas filas en la línea de cajas, gente que lleva carritos del súper casi llenos, mientras revisa su lista de compras y voltea de un lado para otro o de arriba abajo buscando en el anaquel lo que necesita y al parecer ya no está, es la estampa de estas últimas horas, y para algunos, el momento de angustia como es el caso de la señora Gabriela Meneses, que tuvo que cambiar su menú de última hora.
 
“Ahorita mi esposo está en otra tienda buscando los romeritos que aquí no encontramos y mi hijo está en otra haciendo lo mismo, porque nos dijeron que ya no hay, mientras yo estoy buscando polvo de camarón, pero como posiblemente no encontremos ya estoy comprando cosas para hacer otro platillo, tal vez una pierna o un lomo, pero tampoco es seguro que  encontremos lo que necesitamos. Es la primera vez que  nos pasa, pero este año no tuvimos mucho tiempo para comprar con anticipación y esta es la consecuencia”, mencionó con un dejo de angustia.
 
Como en peregrinación, las familias van de tienda en tienda, de plaza en plaza buscando lo que necesitan, haciendo que los franeleros y cuidadores de autos en los estacionamientos sufran tratando de encontrar un espacio para acomodar la gran cantidad de autos.
 
“Esto parece hormiguero, y el problema es que no hay lugar para estacionarse, la gente se enoja, se estaciona en donde no debe, tenemos que estar a las vivas o nosotros somos los que nos metemos en problemas, pero bueno, ya sabemos que esto es normal en estas fechas y mañana (hoy lunes 24) las cosas van a estar igual, de lo que sí no nos podemos quejar es que aumentan nuestra propinas, pero terminamos bien cansados”, detalló Julio, acomodador de una tienda departamental del centro de la ciudad.
 
Pero no sólo es el desabasto, también el costo el que está cambiando los planes de las familias, ya que algunos ingredientes como el bacalao, el camarón seco y los cárnicos alcanzan precios de hasta tres dígitos por kilo, mientras las semillas como nuez, almendra y cacahuate llegan a costar hasta 50 pesos o más el kilo.
 
Como buenos mexicanos
 
Algunos comercios han tenido que trabajar a marchas forzadas para evitar el desabasto, y hasta tienen métodos para ello, ya que dicen “el mexicano siempre quiere hacer todo en el último minuto”.
 
Ya sean comercios en el Mercado 23 o en una tienda de las grandes cadenas comerciales, se han establecido ciertos horarios para resurtir algunos productos, sobre todo los que más busca la gente, chiles, especias, concentrados de consomé de pollo o camarón, papas o romeritos (quelite), entre otros.
 
“Ponemos una cierta cantidad del producto y ya sea cada hora o cada dos horas se vuelve a poner una cantidad igual, porque si ponemos todo, para la tarde la gente se pone como loca cuando ya no hay, de esa manera también se puede tener control y que no se agote todo en poco tiempo”, explicó Luis Garza, empleado de una de estas tiendas.
 
Para estos empleados, los dos días previos a la Nochebuena y ese  mismo día, son los más complicados para ellos, pues advierten en tono de broma que ante la desesperación de muchos clientes que ya no encuentran los productos que quieren, son ellos quienes  “sufren” las consecuencias de esa frustración, pues “se enojan, se gritan y hasta se violentan, por lo que eso de noche de paz no siempre es lo que vivimos”.
 
En los mercados lo que más se vende son especias (chiles, semillas, polvo de camarón, camarón seco) dulces y piñatas, mientras que en las grandes cadenas de tiendas, son bebidas alcohólicas, refrescos, romeritos, verduras, latería y carne.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios