20 de Septiembre de 2018

Riviera Maya

Dicen que somos mugrosos… es sólo la fama: albañil

Los alarifes hicieron ayer una pausa para celebrar ‘su día’, que también es el Día de la Santa Cruz.

El 3 de mayo, Día de la Santa Cruz, es el día también de los albañiles. (Octavio Martínez/SIPSE)
El 3 de mayo, Día de la Santa Cruz, es el día también de los albañiles. (Octavio Martínez/SIPSE)
Compartir en Facebook Dicen que somos mugrosos… es sólo la fama: albañilCompartir en Twiiter Dicen que somos mugrosos… es sólo la fama: albañil

Octavio Martínez/SIPSE
PLAYA DEL CARMEN, Q. Roo.- Hay ciertos recuerdos que al paso de los años no se le salen de la cabeza a Javier, como los amores y  los golpes físicos, estos últimos más, pues en sus inicios como albañil casi pierde un dedo cuando una roca le aplastó el  pie izquierdo. 

Ayer esa remembranza —en la celebración del Día del Albañil y de la Santa Cruz—se acentuó más cuando el sol comenzaban a sentirse y él se preparaba desde una esquina de la construcción donde trabaja,  para anclar en lo alto de una barda, una cruz hecha con la misma madera de los polines y forrada con tiras de papel crepé. 

Javier Torres Pérez, de 45 años de edad, originario de Chiapas,  casado y con dos hijos, forma parte de la cuadrilla de albañiles de una obra de construcción de la colonia Ejidal Sur, donde apenas llegaba el mediodía, sus compañeros de oficio interrumpieron la labor cotidiana y sacaron de sus morrales pedazos de costilla de cerdo, improvisaron el anafre y empezaron a preparar de manera íntima su propio banquete para celebrar su día. 

También te puede interesar: ¿Sabes cuánto gana un albañil? ¡Te sorprenderás!

Allí la mesa,  que en algún momento puede ser parte de un andamio para subir los bultos de cemento, esta vez se cubrió de refrescos, salsas, carne asada, uno que otro alipús y  se acompañó con el ritmo de un danzón, una cumbia tropical y hasta algo de banda del norte. 

Javier ríe mientras señala un cesto de refrescos: “Eso nos dio de regalo hoy el ‘inge’, pero lo más importante, nos dio chance de celebrar”. 

En algún instante de la charla con sus compañeros y  en el calor húmedo que se siente por ese lado de Playa del Carmen, alguien le pregunta cuál es el significado de poner la cruz, él cavila por un momento y dice que sólo sabe  que es una buena costumbre que aprendió de otros maestros cuando empezó en el oficio. 

En esa misma situación se encontraba también Enoc Jiménez, un maestro del oficio de una obra por esos mismos rumbos, quien ignoraba el significado de la cruz que puso desde el principio de la jornada matinal; sin embargo mientras jala una soga con la que sube blocks desde una altura de cinco metros, alcanza a gritar que ese madero ‘llevará a buen término la obra’. 

“Dicen que somos mugrosos, que somos irrespetuosos, pero muchas cosas no son ciertas, es sólo la fama que ya tenemos”

“Dicen que somos mugrosos, que somos irrespetuosos, pero muchas cosas no son ciertas, es sólo la fama que ya tenemos; aquí hay un compañerismo, nos ayudamos, aunque sea a gritos, pues no queremos que nadie se accidente”, dice Enoc. 

Enoc, al igual que Javier,  no sólo comparten el mismo oficio, sino hasta anécdotas  similares que deja la chamba: como las tragedias  y,  más en Playa del Carmen, cuyo clima — coinciden ambos— no es tan benevolente para cumplir plenamente con las agotadoras jornadas. 

Trabajadores ‘de la cuchara’ en el municipio

En esa misma situación se encuentran cerca de mil 600 personas que se dedican a este oficio en el municipio, según cálculos de la Federación Sindical de Obreros y Campesinos, no obstante, adelantan representantes de esta organización, se prevé que se mantengan estos niveles por la inversión privada que se espera en este rubro. 

En el Día del Albañil y la Santa Cruz, Pablo Pérez Guajardo, sacerdote católico, dijo que la celebración es una solemnidad al instrumento en que murió Jesucristo y que son muchas las relaciones  y adopciones, como la que hacen los albañiles, quienes como recuerdo ponen ese objeto.  

Una jornada  como la de ayer, que no fue común, al menos para los albañiles, que de estar comúnmente en el anonimato detrás del cemento, la pala y los ladrillos, tuvieron un momento para apaciguar su labor que comienza desde que el sol sale y hasta que se oculta.  

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios