22 de Julio de 2018

Quintana Roo

Cenotes, guardianes de la cultura maya

Las cuevas y cavernas cumplen una función específica en el ecosistema, por lo que deben protegerse.

En los cenotes radica la riqueza natural y los sistemas acuíferos de la Riviera Maya que deben preservarse. (Octavio Martínez/SIPSE)
En los cenotes radica la riqueza natural y los sistemas acuíferos de la Riviera Maya que deben preservarse. (Octavio Martínez/SIPSE)
Compartir en Facebook Cenotes, guardianes de la cultura mayaCompartir en Twiiter Cenotes, guardianes de la cultura maya

O. Martínez/S. Blanco/SIPSE
PLAYA DEL CARMEN, Q. Roo.- Los cenotes de Quintana Roo no solo tienen una riqueza natural, sino que son celosos guardianes de la cultura maya.

El estado cuenta con mil 285 kilómetros de sistemas cavernosos, de los cuales el mayor es el de “Ox Bel Ha” que mide alrededor de 233 kilómetros de longitud, de acuerdo con última actualización en agosto pasado de la Encuesta Espeleológica de Quintana Roo.

Organización que recaba la información de los distintos grupos dedicados a la exploración de cavernas subacuáticas, mismas que son un atractivo turístico y de estudios científicos por la riqueza natural que guardan.

La explotación turística a la que son sometidos, dio pie a la creación de organizaciones como Riviera Maya Sostenible para conservar su valor natural e histórico, por ello, se busca fomentar prácticas amigables con el destino. 

“En Tulum ya se aprobó el Reglamento de Cenotes y en Solidaridad la propuesta está en Cabildo. La fragilidad de esos sistema acuíferos es uno de los principales puntos para su preservación, por ello la necesidad de establecer reglas de operación, que incluyan capacidades de carga para cada uno de los cenotes de acuerdo con su tamaño y características”, explica Beatriz Barreal Danel, presidenta y fundadora de Riviera Maya Sostenible. 

Como cuerpos de agua y cavernas que cumplen su función en el ecosistema, deben protegerse con la conciencia de que aunque  estén en propiedad privada hay la obligación de mantenerlos sanos, ya que contienen el recurso hídrico que es de propiedad federal. 

El Instituto de la Prehistoria de América, fundado por Jerónimo Avilés Olguín y un grupo de investigadores especialistas en buceo, se han encargado de llegar más allá de lo evidente en el modo de vida contemporáneo de la cultura maya, y han demostrado que los cenotes son testimonio de cómo se erigieron las primeras comunidades civilizadas en América. 

“Hemos conectado cenotes hasta el mar (…) es muy interesante estudiar estos cuerpos de agua y vale la pena protegerlos”, afirma el especialista.

Plan de manejo, necesario

Desde los años ochenta, espeleólogos y buzos comenzaron con las exploraciones de dichos sitios, en los que se han encontrado incluso vestigios arqueológicos que Novedades Quintana Roo ha documentado. 

Pero para hacer que estos continúen siendo explotados turísticamente es necesario realizar acciones que permitan conservarlos sanos,  y es ahora la oportunidad de hacerlo, detalló Jerónimo Avilés Olguín Segovia. 

Para tener un turismo de aventura pero al mismo tiempo ser sustentables, es necesario que las autoridades en conjunto con la iniciativa privada, logren un Programa de Manejo de Cenotes y Cuevas del Estado como lo hace Yucatán.

Se requiere un catálogo de cenotes, un plan de manejo y que el atractivo no represente un porcentaje alto de ingreso.

El estado debe acelerar el motor ya que en algunas zonas como Tulum están los restos arqueológicos de los humanos más antiguos de América.

Los sitios que requiere mayor atención son la Ruta de los Cenotes, en Puerto Morelos y Puerto Aventuras, ya que hay grandes sistemas y la población comienza a impactarlos.

El proceso para cuidar de ellos

Es necesario iniciar desde casa con el cuidado del acuífero, eliminando los químicos que se usan diariamente en el hogar.

En Tulum la introducción del drenaje está llegando, pero las personas no se están conectando.

Debe haber clases de Hidrología, ya que los acuíferos son sumamente susceptibles a la contaminación.

Hay casos ejemplares y exitosos, como el cenote “Las Mojarras”, que   utiliza baños secos composteros.

En Benito Juárez se inició con un mapa de cenotes, siendo el primer municipio en hacerlo en Quintana Roo, hasta el primer semestre del año había un registro de 29 cenotes, 46 aguadas y cuatro esteros.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios