|
(Miguel Maldonado/SIPSE)
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

Con apenas 16 años de edad y continuador de una de las dinastías más importantes de la Lucha Libre del sureste, el Guerrero Galáctico Júnior quiere escribir su propia historia en el deporte de las llaves y los costalazos.

Es la cuarta generación de la dinastía Sombra Azul, que inició don José Luis Narváez por los años 50, y que continuó su abuelo Coco Loco, junto al Tigre Pardo, Sombra Azul Júnior y Neurosis, así como su padre, el Guerrero Galáctico.

Trae en la sangre el amor por la Lucha Libre, y desde muy pequeño demostró su cariño por este deporte que, precisamente, llegó a Chetumal, con la visita de don José Luis Narváez, Sombra Azul Sr, su bisabuelo.

Ocupaba un lugar en las butacas de las arenas donde se presentaba su padre, el Guerrero Galáctico, uno de los más sanguinarios y temerarios luchadores de la ciudad capital, y posteriormente tomó el lugar en la Lucha Libre como mascota de su propio padre, y asegura que fue ahí cuando se incrementó el sueño de ser luchador.

Sus más grandes ejemplos son los integrantes de su familia y de la dinastía Sombra Azul, principalmente su abuelo y su padre, que fueron con quienes inició a entrenar, además del Caballero Galáctico y Hades.

Su debut como luchador profesional fue el 1 de abril del 2017 y ocurrió de manera completamente accidental, pues en la función que se llevó a cabo en el poblado de Dzulá, municipio de Felipe Carrillo Puerto, entró al cartel como sustituto de un luchador que no asistió a este compromiso.

A partir de ahí crecieron sus deseos por mejorar su nivel y se metió de lleno a los entrenamientos, tomando un gran nivel luchístico, que lo ha llevado a formar parte de las principales carteleras de las arenas locales, a incluso, contratado por empresas del norte del estado como la TWS, de Luis Novelo, quien ha reconocido las grandes cualidades de este joven luchador.

Una de sus mejores contiendas ha sido al enfrentar a un elemento del Consejo Mundial de Lucha Libre (CMLL), como lo es Tiger Casas, quien le dejó un gran aprendizaje en una batalla en la que el chetumaleño se ganó el reconocimiento del público y de su mismo rival.

Cargando siguiente noticia