22 de Septiembre de 2018

Chetumal

Motociclista queda grave tras derrapar por culpa de un perro

Según vecinos de la comunidad de Cacao, se encontraba en estado de ebriedad.

El lesionado recibió los primero auxilios por parte de paramédicos de la Cruz Roja. (Carlos Castillo/SIPSE)
El lesionado recibió los primero auxilios por parte de paramédicos de la Cruz Roja. (Carlos Castillo/SIPSE)
Compartir en Facebook Motociclista queda grave tras derrapar por culpa de un perroCompartir en Twiiter Motociclista queda grave tras derrapar por culpa de un perro

Carlos Castillo/SIPSE
RÍO HONDO, Q. Roo.- Un joven de 19 años de edad, en visible estado de ebriedad, estuvo a punto de perder la vida tras derrapar con su motocicleta en la comunidad de Cacao en la ribera del Río Hondo

De acuerdo con los datos recabados, Álvaro Hernández estuvo ingiriendo bebidas embriagantes con unos amigos en la misma comunidad, luego abordo su motocicleta Italika presuntamente para ir a su domicilio.

También te puede interesar: Buscan reducir los accidentes en motos

Sin embargo, en el trayecto se le atravesó un perro, y por el exceso de velocidad al que manejaba no pudo controlar el vehículo lo que provocó que derrapara y terminará con el rostro en el pavimento, con heridas graves en la cabeza. Los hechos se reportaron al número de emergencias 9-1-1, por algunos testigos. 

Los primeros en llegar al lugar, fueron elementos del Grupo de Rescate de la Asociación Civil S.O.S, quienes se encargaron de la señalización correspondiente, e impedir que el joven se levantara en tanto llegaban los paramédicos de la Cruz Roja, quienes se encargaron de estabilizar al joven, y por la gravedad de las heridas trasladarlo al Hospital General de Chetumal.

El primer diagnostico de los paramédicos de la Delegación en Javier Rojo Gómez QR-133, el joven presentó varias fracturas en la cabeza y escoriaciones en diversas partes del cuerpo.

Posteriormente se presentaron elementos de la Policía Rural Estatal, quienes corroboraron los hechos del lesionado por derrapar al atravesársele un perro.

Según la versión de algunos testigos de la comunidad ubicada a más de 60 kilómetros de la Chetumal, este tipo de accidentes son constantes, porque los jóvenes andan a acceso de velocidad y muchas veces alcoholizadas, sin regulación de las autoridades de tránsito, en donde además de exponer su propia vida, exponen a terceros principalmente niños que tienen el habito de jugar en las calles.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios