|
(Daniel Tejada/SIPSE)
(Daniel Tejada/SIPSE)

Por unanimidad de votos, el Congreso de Quintana Roo aprobó reformas a la Ley de Movilidad, y estableció reglas claras para que los taxistas que fallezcan puedan heredar a sus familiares las concesiones de transporte público.

El texto avalado por los legisladores incluyó en el artículo 113 la designación de beneficiarios en caso de muerte. El texto anterior únicamente consideraba la posibilidad únicamente en los casos de incapacidad física o mental, mientras que el artículo 120 hacía mención a una excepción, pero remitía al reglamento.

Con las modificaciones aprobadas, la tarde de ayer, independientemente del reglamento, el Instituto de Movilidad estará obligado a aplicar las nuevas disposiciones, al quedar más claras.

Entre los cambios, se incluyó la obligación de tener un Registro de Operadores de Taxi que dé fe de la antigüedad de cada taxista, por municipio, a fin de que tengan preferencia al momento de la asignación de nuevas concesiones.

Ayer, más de 300 concesionarios del servicio de transporte en Quintana Roo se manifestaron en las oficinas del Congreso local para presionar por la aprobación de una iniciativa que les permitirá “heredar” sus concesiones.

Desde temprana hora, los integrantes de los 17 sindicatos taxistas de la entidad y de la Unión de Transportistas del Cambio, de la CROC, del CTM, y del gremio de volqueteros se presentaron en las instalaciones del Poder Legislativo con pancartas y lonas pidiendo que aprueba de manera urgente las reformas.

La anterior XV Legislatura creó la Ley de Movilidad con las patas, generando vacíos y lagunas legales que han ocasionado terribles afectaciones a los concesionarios del transporte. Las dificultades para transferir la explotación de las placas de taxi es uno de ellos”, explica Sergio Cetina Valle, dirigente del Sindicato Único de Choferes de Automóviles de Alquiler en Othón P. Blanco.

Explicó que antes de que se estableciera la Ley de Movilidad, “heredar” las concesiones era un trámite sencillo. Sin embargo, hoy más de 625 familias aún están a la espera de que el Instituto de Movilidad de Quintana Roo autorice sus derechos sobre las concesiones de los titulares que han fallecido en los últimos dos años.