11 de Diciembre de 2017

Cancún

Círculo vicioso en Centro de Retención en Benito Juárez

Las reincidencias son constantes debido al alto consumo de bebidas alcohólicas en este destino turístico.

Las rejas pintadas de azul, las paredes amarillas y las caras de quienes entran alcoholizados revelan una estadía aburrida para algunos.
Las rejas pintadas de azul, las paredes amarillas y las caras de quienes entran alcoholizados revelan una estadía aburrida para algunos.
Compartir en Facebook Círculo vicioso en Centro de Retención en Benito JuárezCompartir en Twiiter Círculo vicioso en Centro de Retención en Benito Juárez

 

Juan Estrada/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- El Centro de Retención Municipal se llena durante el transcurso del viernes, sábado y domingo, y en el transcurso de la semana se vacía para volver a comenzar el ciclo al que ya se han acostumbrado custodios y el director del lugar, Arnoldo Bringas Villicaña.
 
Con el programa que lleva a cabo los fines de semana, iniciando viernes, la Dirección de Tránsito para detectar a quienes conducen con algunas copas encima ha servido como factor importante para que el Centro de Retención Municipal trabaje con un ciclo casi estándar durante la semana.
 
El Torito” es el lugar en donde se retiene a las personas que cometan faltas menores como ultrajes a la autoridad, daños y lesiones de menor impacto, alterar el orden público, dañar la vía pública, orinar o defecar en zonas prohibidas al igual que tener relaciones sexuales en vía pública, la prostitución, entre otras infracciones.
 
De acuerdo con  Bringas Villicaña, la edad promedio de quienes “caen” en el centro de retención es de 24 a 45 años, también caen menores de edad, pero es la minoría al igual que las mujeres.
 
El reporte estadístico del lugar indica que son 200 personas las que ingresan de manera semanal a ocupar un lugar en las celdas, sobre todo por los fines de semana, y su salida principalmente es el miércoles, algunos salen libres los lunes o martes.
 
El registro que tiene el director, de enero a noviembre del año que esta por concluir, indicó que 26 mil 873 personas, entre varones, mujeres, menores de edad y la clasificación homosexual, son los que han pasado un rato en “El Torito”; la reincidencia es constante, sobre todo por el abuso del alcohol.
 
A pesar de que los menores de edad no son visitantes frecuentes, la cifra que tienen registrada es de tres mil 100 menores de edad de sexo masculino y 261 de sexo femenino.
 
“Son más hombres los que ingresan aquí, pues de los 26 mil 873 las mujeres han sido cuatro mil 287 (…) homosexuales han sido 89, sobre todo por prostitución”, dijo Bringas Villicaña.
 
Las rejas pintadas de azul, las paredes amarillas y las caras de quienes entran alcoholizados revelan una estadía aburrida para algunos, otros charlan y otros esperan sólo cumplir 10 horas y después salir a limpiar alguna zona que lo requiera, programas que implementan la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) municipal, el Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) y el Instituto del Deporte.
 
“No estábamos acostumbrados al alcoholímetro por lo que ahora cada fin de semana por manejar alcoholizado son detenidos y transferidos aquí; a nadie le gusta cumplir sus horas de castigo, pero es para que lo piensen dos veces, a pesar de ello hay mucha reincidencia (…) aplicamos la ley parejo, han caído funcionarios, hijos de funcionarios, autoridades de diferentes sectores, no diremos nombres por respeto a ellos, pero nadie se salva del alcoholímetro”, mencionó Bringas Villicaña.
 
La procedencia de los detenidos también se lleva en el registro del centro de retención, la mayoría son procedentes de Yucatán, estado que encabeza la lista, después Tabasco, Chiapas, el Distrito Federal y el resto de Quintana Roo, sobre todo de Chetumal y Cancún.
 
Los extranjeros tampoco se han salvado de “pasear” en el interior de “El Torito”, pues bajan a la zona centro y consumen alcohol en la vía pública, o se les sorprende orinando en la vía pública, en el centro y la zona hotelera. Extranjeros registrados son 40 por el alcoholímetro y 226 por otras faltas, sobre todo alterar el orden público.
 
Bringas Villicaña indicó que a pesar de los esfuerzos, visitas de grupos religiosos, y otras actividades, la reincidencia es constante en el municipio, pues el abuso del alcohol es constante y todos los días, motivo por el cual hombres y mujeres desfilan sobre las patrullas, entran y salen de las  puertas metálicas de color azul del lugar.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios