Desmantelan Hidroponía Maya para saldar apuros económicos

Administrador del megaproyecto acepta venta de dos de las cuatro calderas con que cuentan las instalaciones.

|
El megaproyecto Hidroponía Maya costó más de 600 millones de pesos al gobierno de Q. Roo. (Archivo/SIPSE)
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

Manuel Salazar/SIPSE
FELIPE CARRILLO PUERTO, Q. Roo.- Debido a la limitación económica que persiste en la administración del megaproyecto Hidroponía Maya, los responsables del complejo, con autorización de las autoridades estatales han vendido algunos activos para atenuar los apuros económicos que enfrentan.

Confirmando la parálisis productiva, económica y técnica que padece el megaproyecto, cuyo costo superó hace más de 10 años los 600 millones de pesos, el administrador del megaproyecto Otto Ventura Osorio aceptó que vendieron dos de las cuatro calderas con que cuentan las instalaciones a precios inferiores a los que ostentan en este momento en los mercados nacionales e internacionales.

Aunque no aclaró qué tipo de situaciones económicas tendría que solventar con el producto de la venta pactada de dos calderas, el director del megaproyecto dejó en claro que la transacción estaría dejando ingresos por una cantidad promedio de 800 mil pesos. El precio de adquisición de cada una de las calderas fue de 700 mil pesos y el costo de la venta acordado fue de 400 mil pesos por cada una, con todo y la tubería que interconecta las instalaciones.

Explicó que el megaproyecto fue diseñado con tecnología israelí, pero las calderas ya estaban contempladas en el costo de la obra y se permitió la instalación de las mismas, apuntando que los implementos son utilizados para calentar el agua de riego en zonas frías y debido a que en la región no se requiere ese tipo de procedimientos, se decidió vender las calderas a quien estaba interesado en comprarlas, sin detallar quien es el cliente.

Sin embargo, dejó entrever que las dos calderas restantes podrían ser igualmente comercializadas debido a que se trata de infraestructura que no se requiere para el uso y operación de las instalaciones enfocadas a la producción de hortalizas bajo temperaturas controladas.

Cargando siguiente noticia