17 de Diciembre de 2018

'El viaje más largo', la séptima copia del Diario de una Pasión

George Tillman Jr., director, usa todos los trucos de la franquicia construyendo momentos acaramelados.

El héroe es sólo tan grande como el villano y en el romance. (Redacción/SIPSE)
El héroe es sólo tan grande como el villano y en el romance. (Redacción/SIPSE)
Compartir en Facebook 'El viaje más largo', la séptima copia del <i>Diario de una Pasión</i>Compartir en Twiiter 'El viaje más largo', la séptima copia del <i>Diario de una Pasión</i>

Por Rafael R. Deustúa

Hay chicas que odian la franquicia de “Rápidos y Furiosos” y probablemente fueron arrastradas por sus novios, el fin de semana pasado, a ver su séptima edición. Este fin de semana tienen la venganza a la mano con la séptima copia del “Diario de una Pasión” que el novelista Nicholas Sparks y Hollywood han ideado: “El viaje más largo”.

Sofía, estudiante de arte a punto de graduarse, asiste con sus amigas a un rodeo donde queda hipnotizada por un Luke, un jinete de toros y el impacto es mutuo, pero ella está a punto de irse a vivir a la gran ciudad mientras que su rancho es todo el mundo para él. Como Sparks sabía que esa historia la contó en “Diario de una pasión”, ahora agregó una historia paralela a través de las cartas de un anciano moribundo a su amada esposa... sí, ella amaba el arte y él era un hombre de acción.

Las historias de Sparks son tan predecibles como las de “Rápidos y Furiosos”, tienen el mismo valor artístico y son igual de entretenidas en sus respectivos géneros. También son mejores unas que otras, dentro de la misma franquicia, pero “Diario de una pasión” sigue sin ser superada y en éste caso, “El viaje más largo” se queda a medias y en buena media es porque media película la eleva y la otra la hunde.

George Tillman Jr., director, usa todos los trucos de la franquicia construyendo momentos acaramelados con la química de sus estelares y apoyándose en una fotografía de postal para enmarcarlos. Le dieron buenos actores, Britt Robertson y Scott Eastwood para la historia actual y Jack Huston con Oona Chaplin para la antigua, ambientada en la Segunda Guerra Mundial, su problema es que estos dos últimos les roban cámara a los primeros, en buena medida porque tienen una mejor historia con la cual trabajar.

El héroe es sólo tan grande como el villano y en el romance, el amor de los protagonistas es tan grande como los obstáculos que deban vencer; Nicholas Sparks olvidó eso y dio mayores obstáculos a la pareja del pasado, al grado que ningunean a la del presente. Incluso uno lamenta cuando volvemos a la actualidad tras los fragmentos que nos dan del pasado y en definitiva debieron haber elaborado más esa historia para presentarla sola.

El filme es para los seguidores de éste estilo de género  y para quienes quieran suicidarse con un coma diábetico.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios