16 de Noviembre de 2018

Chetumal

¡Entérate! Cumple 103 años, y quiere muchos más

Emilia Canché y su esposo Augusto Náhuat formaron una familia con cinco hijos.

La cumpleañera acudió a una misa acompañada por miembros de su familia, y luego disfrutó de un convivio. (Tony Blanco / SIPSE)
La cumpleañera acudió a una misa acompañada por miembros de su familia, y luego disfrutó de un convivio. (Tony Blanco / SIPSE)
Compartir en Facebook ¡Entérate! Cumple 103 años, y quiere muchos másCompartir en Twiiter ¡Entérate! Cumple 103 años, y quiere muchos más

Tony Blanco / SIPSE
JOSÉ MARÍA MORELOS, Q. Roo.- La familia Náhuat Canché está de fiesta con el cumpleaños 103 de la señora Emilia Canché; celebraron el día con una misa y un convivio con hijos y nietos.

La señora Emilia nació el 28 de mayo de 1914 en Tekit, Yucatán, cuando apenas había unas cuantas viviendas hechas de material de la región, y un exuberante monte en sus alrededores, llenos de animales silvestres, y tierras fértiles que en ese tiempo garantizaban buenas cosechas.

Eran tiempos difíciles para los yucatecos, por un plaga de langosta, cuando Emilia Canché contaba con 40 años y llegó junto con su esposo Augusto Náhuat Soberanis, ya fallecido, al kilómetro 50. Aquí formaron una familia con cinco hijos, y hoy es motivo de alegría para los morelenses, ya que cumplió 103 años de edad.

Para celebrar este importante acontecimiento en la vida de José María Morelos, el Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) municipal, a través de la presidenta, Minerva Peraza Hernández, acudieron al domicilio de la abuelita para felicitarla, junto con el director de la loable institución, Jorge Souza Cetina y personal a su cargo; todos juntos la felicitaron, le cantaron las mañanitas y le ofrecieron un refrigerio con su pastel.

En la austera vivienda donde ha pasado la mayor parte de su vida, con el piso de tierra y con cinco hijos presentes, nietos y tataranietos, doña Emilia recibe con una amena sonrisa a los visitantes; con su piel arrugada por el paso de los años y un huipil de sus favoritos, muestra en su rostro signos de felicidad.

Doña Emilia es una de tantas mujeres que llegaron desde hace muchos años, y que han aportado mucho para el crecimiento y desarrollo del pueblo.

Por la mañana acudió a la iglesia por una misa en su honor, y el párroco Karl Kauss reconoció y elogió su edad. Todos pasaron un momento agradable cuando la festejada contó parte de su larga historia. Aseguró en maya que quiere vivir más años y espera que Dios se lo permita.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios