15 de Octubre de 2018

Quintana Roo

Jóvenes dejan la escuela para ayudar en su casa

Agobiados por la difícil situación económica de sus familias, buscan una fuente de ingresos.

Las distancias que lo estudiantes recorren para llegar a la escuela, son otro factor que ocasiona la deserción. (Javier Ortiz/SIPSE)
Las distancias que lo estudiantes recorren para llegar a la escuela, son otro factor que ocasiona la deserción. (Javier Ortiz/SIPSE)
Compartir en Facebook Jóvenes dejan la escuela para ayudar en su casa Compartir en Twiiter Jóvenes dejan la escuela para ayudar en su casa

Javier Ortiz/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- La difícil situación económica que viven los habitantes de las comunidades rurales del municipio de Bacalar, está causando que los jóvenes del área rural se interesen cada vez menos por su educación y emigren hacia la zona norte del estado, obligados por sus carencias y atraídos por la llamada industria sin chimeneas donde se emplean.

Adriana Olivera Gómez, directora del EMSAD (Escuela Media Superior a Distancia) de la comunidad de Blanca Flor, señaló que ese plantel educativo presenta una deserción escolar del 15% aproximadamente, por jóvenes que agobiados por la difícil situación económica de sus familias, tienen que emigrar al norte del estado para emplearse y apoyar con el gasto familiar.

Situación económica y distancias, ocasionan deserción 

Señaló que las condiciones de distancia, son otro de los factores que desaniman a los jóvenes para que sigan estudiando, pues en el caso de ese plantel, concurren estudiantes de comunidades aledañas como San Fernando y Nuevo Jerusalén, entre otros, los cuales tienen que buscar sus propios medios para acudir a clases.

Dijo que muchos lo hacen en motocicletas, otros tienen que madrugar para alcanzar el único transporte que los conduce a esa población, por las mañanas y esperar su regreso en las tardes, lo cual repercute en el desánimo de los jóvenes, principalmente para las mujeres que tienen que lidiar con esta situación todos los días.

Edwin Balam Hu, dejó sus estudios hace tres años, sólo concluyó el primer año de preparatoria en la Emsad, pero tuvo que abandonarlo para trasladarse a la ciudad de Playa del Carmen, ya que su madre enfermó gravemente y los gastos de su familia aumentaron, rebasando las capacidades de su padre.

A pesar de que se fue con la esperanza de retomar sus estudios, pues apenas cuenta con 18 años de edad, hace algunos meses volvió a su localidad acompañado de la familia que formó en esa ciudad y no le quedó más remedio que trabajar el campo para alimentar a su esposa e hijo, pues sus necesidades fueron más que sus ganas de continuar sus estudios.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios